El equipo de Cruz Azul arrastró su fórmula y buen paso hasta la final de la Liga MX para derrotar por 1-0 al equipo de Santos en calidad de visitante, con lo que se aproxima cada vez más al ansiado título a falta de lo que ocurra en el partido de vuelta en el Estadio Azteca.

Los miles de laguneros que abarrotaron el TSM Corona fueron testigos de la presión ejercida por su equipo ante una escueta defensiva cementera, pues las primeras opciones para irse al frente fueron para los de casa en constantes tiros al arco bien atajados por el arquero Jesús Corona.

La situación se equilibró medianamente en la segunda mitad gracias a las estructuraciones que realizó Juan Reynoso para su medio campo, con Luis Romo en la cabeza del ataque. Fue precisamente el centrocampista mexicano quien –al minuto 71- se encargó de perforar el arco muy bien defendido por Carlos Acevedo con una jugada de fantasía y un poco de suerte.

Tras un saque de banda, Romo recibió de espaldas al arco, salió bien entre tres con túnel incluido y luego tuvo la suerte para que le volviera a rebotar el balón. Ante el cruce de Matheus Doria, Luis siguió escarbando ya en el área y sacó un disparo fuerte para vencer al guardameta, lo que le valió llevarse la ventaja a casa.

La Máquina llegará al Estadio Azteca el próximo 30 de mayo con la obligación de rebasar a los de Torreón en el marcador, pues en la final ya no aplica el gol de visitante. Una dura prueba para los azulinos que ya han tenido dos noches tristes en el Coloso de Santa Úrsula ante América (en 2013) y más recientemente ante Pumas (2020).

Foto: Twitter