Estefani García Ortega, de 26 años de edad, trabajadora del Registro Civil de Tlachichuca, denunció haber sido despedida  injustificadamente  y aseguró que todo se debe a problemas personales con el alcalde con licencia y su familia.

Además de temer por su seguridad, la de su hijo y familia, dijo que podrían fabricarle faltas administrativas y al código de ética del Ayuntamiento, para respaldar su baja, por lo que pidió la intervención de las autoridades correspondientes. 

García Ortega dijo en entrevista para e- consulta que ella estaba casada con Miguel Morales Martínez, hijo del alcalde de Tlachichuca, Miguel Guadalupe Morales Zenteno, ahora con licencia para reelegirse.

De esa relación tuvo un hijo. En 2018 se separaron y su ex esposo interpuso dos demandas, una para buscar la convivencia con el menor, y otra para tratar de quedarse con la custodia. 

El juez de lo civil estableció días y horas de convivencia entre el menor y su padre pero la custodia  fue otorgada a la madre. 

Ella trabajaba en el Registro Civil desde el 21 de octubre de 2019. El pasado  19 de mayo de 2021, le fue notificada su baja definitiva por presuntas faltas a su buen desempeño en atención a la ciudadanía y faltas al código de ética de los servidores públicos al servicio del Ayuntamiento, lo cual –aseveró- es totalmente falso. 

Por lo anterior, dijo que confrontó al contralor Brandon Jozabat Espinosa Cerón, a quien le dijo que esto era un asunto personal por órdenes del presidente con licencia, pero el funcionario lo negó y le pidió que le firmara tanto su hoja de baja como del finiquito por 8 mil 544 pesos que corresponden a los 15 días que faltan de la administración. 

Estefani se negó a firmar y ante la situación, decidió hablar por teléfono al suplente del alcalde, el cual le mencionó que él no sabía nada y que tenía que llamarle a “Don Miguel”, refiriéndose al presidente con licencia, para ver qué le decía. Con lo anterior, la joven madre –dijo- confirmó sus sospechas.

  El sábado pasado su ex esposo le fue a dejar al hijo de ambos y le mencionó que no anduviera trayendo al menor en las campañas políticas porque se iban a poner “muy feas”. Estefani optó por hacer una denuncia pública por medio de un video que compartió en redes sociales, para pedir la intervención de las autoridades correspondientes. 

“Hago este video porque temo por mi vida y la de mi hijo. Actualmente laboraba como auxiliar del Registro Civil de Tlachichuca. El día martes me manda a traer el contralor Brandon Espinoza Cerón a su oficina, diciéndome que no me podía presentar a trabajar porque hay veces que se tiene que pagar por los errores de los demás. No me liquida, no tienen faltas administrativas contra mi persona, actualmente estoy dada de alta en Puebla”, expresó en el video. 

García Acosta agregó: “Le pido a las autoridades correspondientes que tomen cartas en el asunto sobre las irregularidades que hay dentro del municipio de Tlachichuca. Los responsabilizo en su totalidad ya que después de esta publicación sé que vendrán perfiles falsos desde sus familiares para atacar mi imagen. Los hago responsable de lo que le llegue a pasar a mi familia, a la gente cercana o a mí. Dejo este testimonio”. 

Además de lo anterior, la entrevistada hace un llamado para que se le liquide conforme a derecho, ya que asegura, por ley le corresponden 90 días de salario mínimo más vacaciones y otras prestaciones.