Por violencia política de género el TEEP revocó la postulación del morenista Pascual Morales Martínez a la reelección por la alcaldía de Francisco Z. Mena, en Puebla.

Por primera vez en la historia el Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) invalidó este viernes una candidatura debido a la violencia sistemática ejercida contra una regidora.

En sesión pública virtual se aprobó por unanimidad echar abajo la nominación al señalarse que el presidente municipal ha sido sancionado mediante sentencia firme por violencia política, así que por ley está impedido para ser candidato.

A dos semanas de que concluya la campaña se ordenó al Instituto Electoral del Estado (IEE) dar de baja al infractor del registro de candidatos y a la vez incluirlo en el registro de personas sancionadas por violencia política, así que será el primero en esta lista.

Si bien el edil todavía puede impugnar en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Morena tendrá solo unos días para sustituirlo en la candidatura o llegará a la elección del 6 de junio sin contendiente.

e-consulta publicó en abril que Morales Martínez no cubría los requisitos de elegibilidad precisamente por tener sanciones por violencia política, pero a pesar de eso fue postulado.

Su caso ya tenía otro precedente histórico, pues en mayo de 2020 por primera vez el TEPJF emitió una sentencia donde ordenó a la Fiscalía General del Estado (FGE) proteger las 24 horas del día a la regidora que fue víctima y a su familia, debido a las constantes agresiones del alcalde.

Agresiones verbales, impedimento para trabajar en el ayuntamiento, retención de sueldos, intimidación, amenazas y hasta campañas de desprestigio en redes sociales, son algunas conductas que padeció la agraviada.

Y sigue violentando...

Incluso en la sesión de este día el TEEP volvió a acreditar en otra sentencia que Morales Martínez continúa ejerciendo violencia política contra su víctima, ya que ha incumplido con las sentencias previas donde se le ordenaron medidas para resarcir el daño.

No ha cubierto los salarios retenidos, no ha entregado un área de trabajo en el ayuntamiento a la regidora y sigue sin ser convocada a las sesiones de Cabildo.

Por lo anterior se impuso una nueva amonestación al alcalde y se le ordenó, al igual que a su ayuntamiento, acatar a la brevedad lo ordenado en las sentencias bajo la advertencia de que habría sanciones más severas si incumplen.