El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) aseguró que el proyecto de Renovación del Zócalo de Puebla está siendo analizado por el instituto con la participación de especialistas en monumentos históricos, restauración, arqueología e historia, con el fin de garantizar la debida conservación, protección y rescate de los valores patrimoniales que residen en este espacio.

La Secretaría de Cultura federal y el Instituto Nacional de Antropología e Historia, a través del Centro INAH Puebla, informaron que la dependencia está verificando que las diferentes acciones propuestas respeten la traza urbana histórica y valores de la Plaza Mayor de la ciudad de Puebla.

En su posicionamiento, el INAH reiteró que los elementos originales o históricos integrantes de la morfología física del zócalo y su entorno, tales como el material constructivo para recubrimientos, además de las obras escultóricas y de ornato, como la Fuente de San Miguel, conjuntos escultóricos, macetones o pebeteros, placas y pedestales, bancas de fierro fundido y luminarios artísticos de varios modelos, entre otros, serán conservados en la obra.

Incluso las piezas de piso basáltico ─comúnmente denominadas como laja poblana─, las cuales fueron integradas a la plancha del zócalo en diferentes momentos de la segunda mitad del siglo XX y algunas otras durante el XXI, están siendo registradas minuciosamente, procurando con ello la conservación de un material pétreo natural característico de la región y un elemento conformador de la imagen tradicional del Centro Histórico de la ciudad de Puebla.

El instituto afirmó que ha solicitado un registro notariado de los diferentes elementos antes señalados, incluyendo el mobiliario urbano contemporáneo, para constatar su control y protección.

El proyecto Renovación del Zócalo de Puebla es impulsado por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) en coordinación con el ayuntamiento de Puebla.