Empleados del ayuntamiento de Texmelucan revelaron irregularidades detectadas en la ejecución del “Programa de Ordenamiento del Transporte Público de San Martín Texmelucan”, conocido como Paradero Transportista, debido a que Norma Layón favoreció a su sobrino e inició su construcción en terrenos catalogados como “de alto riesgo”.

La obra se asignó a Arnulfo Galindo, uno de los líderes del tianguis de ropa de San Martín Texmelucan que pertenece a la Agrupación Josefa Ortíz de Domínguez, sin embargo, empleados del ayuntamiento han observado que es su hijo José Galindo Yamak quien se encarga del proyecto.

Cabe mencionar que el joven es sobrino de Norma Layón y de Guadalupe Yamak Taja, actual candidata a diputada local por el Distrito 7 con cabecera en San Martín Texmelucan y también se encuentra en la planilla de regidores que acompañan a la presidenta con licencia rumbo a la reelección por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Los empleados que pidieron reservar sus nombres para evitar represalias señalan que Layón dio el trabajo a su pariente para obtener votos por parte de un grupo de tianguistas, ya que se prevé que los terrenos aledaños al paradero sean utilizados como un segundo tianguis exclusivo de la Agrupación Josefa Ortiz de Domínguez.

Este proyecto fue aprobado el pasado 2 de mayo de 2019 durante una sesión de Cabildo, sin embargo, fue hasta ahora que la alcaldesa solicitó su licencia para buscar la reelección que el proyecto empezó a mostrar un importante avance

La obra de la colonia El Arenal, se ubica en terrenos de alto riesgo o "zona cero", llamados así porque ahí se registró la explosión de los ductos de Pemex en diciembre de 2010, en la cual murieron decenas de personas.

De acuerdo con testigos de la zona, la construcción, se encuentra resguardada por vigilantes privados y sigue su avance de manera silenciosa.

Durante la sesión de Cabildo la regidora Angélica Salazar se opuso al proyecto argumentando que no se contaba con los permisos suficientes al ser una zona insegura, por lo que negó su voto.

Transportistas foráneos de Tlaxcala también manifestaron su descontento ya que señalan que instalar una central de transporte en zona insegura puede ser fatal, además de que están en contra de pagar 10 pesos para poder dar el servicio.