Morenistas irrumpieron por la fuerza en la sede de ese partido en Puebla tras un mes en plantón, así que la dirigencia anunció que interpondrá denuncias por allanamiento y daño en propiedad privada.

La toma de las oficinas fue encabezada por el regidor del ayuntamiento de Puebla, Edson Cortés Contreras, así como por Aracely Bautista Gutiérrez, exdirectora de Recursos Humanos de la Secretaría de Educación del estado.

La irrupción en el inmueble de Teziutlán Sur número 80, en la colonia La Paz, se suscitó este miércoles después de las 3 de la tarde, con el fin de elevar la protesta por la designación de candidaturas a diputaciones federales, locales y alcaldías.

Los morenistas ya llevaban un mes en plantón afuera de la sede y argumentaron que ingresaron porque “estaba abandonada” y porque tuvieron reportes de que se habían extraído documentación y equipo de cómputo por una salida alterna.

Los inconformes son afines a Mario Bracamonte González, quien se asume como delegado en funciones de dirigente estatal, y apoyan al diputado local plurinominal Gabriel Biestro Medinilla, quien encabezó una marcha la semana pasada contra la asignación de candidaturas.

Los hechos de este día se suman al enfrentamiento de morenistas del 7 de abril, cuando Cortés Contreras también encabezó la irrupción en las oficinas provisionales que la dirigencia ocupa desde que inició el plantón en la sede oficial.

Denuncian saqueo

Cortés Contreras acusó que el dirigente estatal Édgar Garmendia de los Santos ha extraído equipo de cómputo y documentación mediante una entrada alterna, que conecta con un restaurante ubicado al lado.

En rueda de prensa denunció que hubo un saqueo a pesar del plantón que había, por lo que se deslindó y deslindó a los manifestantes de la situación en la que se encuentra el lugar.

La toma de las oficinas la vio como “recuperación” de un espacio que pertenece a la militancia porque es pagado con recursos del partido.

Anunció que les sitio estará abierto para que despache Bracamonte González, y será resguardado por la propia militancia que estaba en el plantón.

Ven allanamiento y van denuncias

Por su parte, la dirigencia de Garmendia de los Santos calificó la acción como allanamiento y daño en propiedad privada, por lo que anunció que presentará denuncias penales contra los responsables.

En un comunicado responsabilizó a quienes ingresaron, de la desaparición o daño de bienes materiales, así como de los daños al inmueble que no es del partido, sino que renta por 80 mil pesos al mes.

“Morena es y seguirá siendo un partido de puertas abiertas, pero jamás daremos tregua a la ilegalidad, la corrupción y a actos vandálicos y delictivos como en los que están incurriendo las personas que encabezan el movimiento de oposición a nuestra dirigencia”, sentenció la dirigencia.