La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, exigió una autoridad electoral “neutral y discreta”, que no busque aplausos, a lo que Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), respondió que “ser discreto y neutral no significa ser omiso e indiferente frente a las violaciones a la ley”.

 “El día de hoy se ha dicho que el árbitro (el INE) debe ser discreto y neutral. ¡Coincido totalmente! Pero hay que agregar: ser discreto y neutral no significa ser omiso e indiferente frente a las violaciones a la ley, sino todo lo contrario; frente a ello debe ser estricto y puntual”, publicó  Córdova en Twitter.

En el banderazo a la producción de 101.6 millones de papeletas electorales en las instalaciones de Talleres Gráficos de México, Córdova y Sánchez Cordero cruzaron alusiones.

Primero, el consejero presidente recordó que el instituto “es muy celoso de su independencia y su autonomía”, pero que tiene claro que no significa “autarquía y por eso mantenemos relaciones de colaboración con todas las instituciones del Estado mexicano”.

Sin hacer referencias directas, habló sobre las inconformidades que ha expresado Morena ante la cancelación de registros de candidaturas, como las de los aspirantes en Guerrero y Michoacán porque incumplieron con sus obligaciones de fiscalización. “El INE no solo es el organizador de los comicios, sino el árbitro de la contienda electoral y, hoy, aunque haya quienes confundan la aplicación de la ley con sesgos o actitudes parciales, lo cierto es que el árbitro seguirá aplicando las leyes y garantizando la equidad y la imparcialidad en el proceso electoral que, desde el pasado domingo, ha entrado en la fase crucial de las campañas proselitistas. Haremos valer la Constitución, las leyes electorales y las normas y lineamientos aprobados, de manera colectiva y colegiada, en el seno del Consejo General. Así lo hemos hecho y así lo seguiremos haciendo”, expresó. En su turno, Sánchez Cordero señaló que el gobierno federal está comprometido con colaborar para lograr unas elecciones ejemplares por su organización y limpieza en resultados, por lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó con los 32 titulares de los poderes ejecutivos estatales el Acuerdo Nacional por la Democracia. “Es una obligación de neutralidad ante partidos y candidatos que como secretaria de Gobernación hoy reitero y refrendo, me gusta decir que, así como la neutralidad no es indiferencia, y lo acaba de decir el consejero presidente, la autonomía no es autarquía. Lo comparto, mi querido presidente. Considero que siendo la neutralidad una obligación de los gobernantes, también lo es de las autoridades electorales, administrativas y judiciales”.

 La titular de la Segob concluyó citando al ex presidente del Instituto Federal Electoral (IFE) José Woldenberg, respaldando que lo más importante es que el árbitro electoral debe ser discreto. “Decía Woldenberg y lo cito de memoria: que el árbitro no busque el aplauso público, sino el cumplimiento de las reglas del juego. La premisa es muy clara: por definición, el árbitro es neutral, o no es árbitro”, según una nota del diario Milenio.