Las redes sociales desde hace 20 años aproximadamente vinieron a cambiar la manera de vender cosas en el mercado y vinieron a modificar la manera de trabajar desde el campo de la publicidad, y todavía en los tiempos actuales nos encontramos con personas o compañías que buscan vender u ofrecer “humo o falsedades a través de estas redes sociales, expresó Jorge Loyola Diez, catedrático de la Facultad de Publicidad de la UPAEP.

Agregó que hoy más que nunca, los consumidores se encuentran en un contacto directo con sus marcas a través de las redes sociales y esto hace que se expongan mucho las marcas, y por consecuencia han tenido que modificar muchas de sus estrategias que antes eran posibles entre ellas y mostraban sus diferentes facetas.

Loyola Diez, manifestó que en la actualidad, los consumidores exigen que las marcas hablen con veracidad, lo cual beneficia a los consumidores, porque las marcas tienen que sustentar lo que están ofreciendo de los productos o servicios, y las redes sociales están jugando un papel importante para hacer que las marcas cumplan con lo que están prometiendo a los consumidores.

Indicó que aún existen algunas empresas en ofertar productos o servicios que no cumplen con las especificaciones que están ofreciendo, con el gran riesgo de perder la reputación que muchos años les ha costado construir.

Por lo tanto, Jorge Loyola asentó que es importante que la gente antes de comprar o recibir una información a través de una red social, debe buscar lo que opinan otras personas al respecto, analizar la información que recibe y descartar aquello que no sirve.

“En la actualidad, no todos somos consumidores de información y contenidos, sino también, nos convertimos en productores de contenidos y en determinado momento llegamos a influir en los demás con nuestras publicaciones en las redes sociales”, reiteró Loyola Diez.

Acotó que las personas deben estar alertas ante aquellas personas que tienen la habilidad en las redes sociales para hacer toda una construcción de una marca y genera toda una plataforma de internet con redes sociales, páginas web y marketing por mail, para poder engañar a la gente y venderle falsedades, por ello, es importante que validen toda la información que reciben y comparten con otras personas.

Asimismo, dijo que las personas mayores de 50 años son las más susceptibles en caer en el uso de las fake news, y más ahora con la pandemia de salud que atraviesa el mundo; porque no evalúan y analizan la información y la comparten con sus contactos sin antes validarla y comprobar que es cierta.

Por lo tanto, subrayó que cuando se hace una campaña de publicidad, se eligen los medios adecuados, como son las redes sociales para dirigirse al mercado que se tiene considerado, pero además es importante evaluar la calidad de los productos y servicios que la gente pretende comprar, como es precio, empaque, beneficios y sobre todo porque pueden encontrar réplicas de las marcas que están en el mercado y que no cumplan con las condiciones que exige el consumidor.

Los académicos manifestaron que es importante que la gente analice la propuesta de valor que ofrece cada marca, que la perspectiva de la publicidad debe ser única y el valor agregado que cada marca ofrece a diferencia de la competencia.

Por último, con respecto al proceso electoral que se avecina, los académicos exhortaron a los candidatos a un puesto de elección popular a hacer un uso responsable de las redes sociales, a ofrecer calidad más que cantidad, a brindar un valor agregado a los ciudadanos y en estos momentos, nuevamente las redes sociales serán un factor importante para que la gente conozca mejor las propuestas de cada partido y de cada candidato, porque hay que tomar en cuenta que la mayoría de la gente tiene un teléfono celular y un whatsapp de manera inicial y otras personas que tienen redes sociales y con ello podrán tener una participación mayor, pero indicaron que la gente debe poner a prueba su criterio para tomar la mejor decisión.

En cuanto al papel de los políticos, los profesores exigieron que envíen información clara, que proporcionen información y mensajes que no sean contradictorios, y que actúen de manera ética y responsable al momento de dirigirse a la población.