La Iglesia católica volvió a manifestar preocupación por la serie de iniciativas de ley que desde el Congreso de la Unión amenazan la libertad religiosa, como el incremento en el uso de mariguana y el aborto libre.

En el editorial de este domingo del semanario católico Desde la fe la Arquidiócesis primada de México aseguró que la agenda legislativa "está cargada de ideología" y no necesariamente se ocupa de solucionar los problemas más apremiantes del país y la sociedad.

Por el contrario "varias legisladoras federales del partido en el gobierno, se han empecinado" en promover una agenda que amenaza la libertad de culto al pretender dictaminar una reforma que castigaría la “discriminación religiosa”.

Si bien reconoce que en las últimas horas no se ha agendado en el Pleno de la Cámara de Diputados la votación de ese dictamen, que hace una intromisión indebida en la autonomía y en los asuntos internos de las Asociaciones Religiosas, la arquidiócesis explicó en qué consiste el riesgo de aprobarse una reforma de esa naturaleza.

Recordó que el principio de separación del Estado y las Iglesias se consagra en el artículo 130 de la constitución.

En cuanto al uso lúdico de la mariguana estimó que la Cámara de Diputados "fue mucho más allá de lo que solicitó la Corte al Congreso de la Unión”, ya que lo que se pidió por el máximo tribunal constitucional del país fue despenalizar al consumidor de cannabis, pero los diputados generaron una nueva ley “que organiza la producción y distribución de la cannabis (mariguana), legalizando todo un nuevo mercado de estupefacientes que, por el momento, tiene un 3 por ciento de consumidores en el país, pero que se prevé que pueda crecer mucho más, afectando a los más jóvenes”.

También hace referencia al dictamen aprobado para reformar 29 artículos de la Carta Magna en materia de género e igualdad sustantiva "con el pretexto de apoyar a las mujeres".

Al respecto, la Arquidiócesis subrayó que varias diputadas de diferentes partidos han denunciado que esa mega reforma constitucional viene contaminada con ideología de género; con el uso de conceptos vagos como “libre desarrollo de la personalidad” y “autonomía reproductiva”, “en el que cabe el aborto libre".

Ante esta "agenda peligrosa", los obispos de México han hecho un llamado a la clase política a reconsiderar las prioridades para sacar adelante al país; hacer a un lado la ideología en lo que se discute en el congreso; buscar a toda costa el consenso social amplio en temas tan delicados, y sobre todo, favorecer la agenda de unidad.