A través de una carta, los hermanos Romero Ramírez, quienes fueron detenidos por comprar un celular usado que resultó ser de una víctima de feminicidio, pidieron a las autoridades poner atención a su caso y que se haga justicia por las arbitrariedades que se han presentado en su caso y por presuntamente haberles fabricado delitos

Olga Ramírez González, madre de los detenidos manifestó que la carta es un “grito de auxilio” por parte de sus hijos, al sentirse desesperados por el proceso que enfrentan, pues su único error fue haber comprado un celular de uso.

Señaló que el texto que contiene la carta es una explicación de lo que ocurrió el pasado 14 de octubre cuando fueron detenidos a las afueras de una plaza al poniente de la ciudad, pues bajo amenazas y con pistola en mano fueron subidos a una camioneta, manteniéndolos incomunicados por más de 10 horas.

Indicó que ha platicado con su hija, quien manifestó preocupación, pues ella es el único sustento de sus hijos y lamenta no poder estar con ellos, asimismo, reconoció haber comprado el celular, sin embargo, desconocía los antecedentes del aparato, de lo contrario no lo hubiera adquirido.

Ramírez González dijo que desconoce con qué fin, la jefa de sus hijos les ofreció el aparato para que lo compraran, porque al parecer ella sí sabía que el dispositivo había sido de una mujer que más tarde resultó muerta.

La mamá pidió a las autoridades, a quienes posiblemente les llegue el escrito, poner atención al caso de sus hijos, pues fue una injusticia su detención, además, como este, hay varios casos en el país.