Otro famoso que está en problemas económicos es Ricardo González “Cepillín , quien al no tener presentaciones debe administrar los recursos que tiene.

Con 75 años de vida y 50 de carrera, el payasito de la tele ahora enfrenta el reto de salir adelante en la salud y lo económico, ante la pandemia por coronavirus.

Ricardo comentó que si no puede generar ingresos en los próximos meses se verá en la necesidad de tomar medidas para obtener dinero, como lo es ir al Monte de Piedad.

“Batallando, sufriendo… Encerrado con esta nueva normalidad; salgo nada más a lo necesario. Gracias a Dios tengo a mi familia cerca de mí y eso nos ha ayudado. También me han animado mucho las redes sociales, en especial el TikTok. Mi hijo Ricardo está metido en las redes sociales, y grabando canciones nos hemos entretenido muy bien”, le dijo Cepillín a TVyNovelas.

“Lo que sí nos ha afectado es el tema económico; si para abril no se abre la economía en el país, me verán en el Monte de Piedad, y no sería la primera vez que lo hago. Gracias a Dios siempre he salido adelante, y si llega el momento en el que no tenga ni para comer, voy al Monte de Piedad que está en el Centro Histórico, llevo un reloj que tengo desde hace 40 años y a ver cuánto me dan”, comentó el payasito al medio de comunicación.

Pero además dice que no tiene planeado realizar presentaciones virtuales, ya que no quiere desangrar la economía de las personas y sí pide al gobierno que se apoye a la población no cobrado impuestos.

En julio del 2020 Cepillín le dijo a Yordi Rosado cómo le gustaría que lo recuerden y por qué decidió hacer una gira del adiós. “Lo más difícil es tener una respuesta para decirle a la gente por qué no estás en la tele, nunca he tenido una respuesta porque ni yo sabía”.

“Como la gente quiera, pero me van a recordar como una persona leal, derecha trabajadora”, expresó.

Cepillín no quiere que los estragos físicos por la edad le impidan hacer los shows a los que tiene acostumbrados a sus seguidores. “Tú ves a Cepillín como lo viste en 1977 y soy un señor de 74 años de edad, otro señor diría ‘ay cabr*n, yo no”.

“No quiero que me pase que mis piernas me desobedezcan, que el Alzheimer ... no quiero que me pase eso”, comentó.