Paula Badosa, tenista española, hizo una denuncia respecto a las condiciones “lamentables” en las que se encuentra mientras cumple con su cuarentena en el Abierto de Australia, luego de arrojar positivo a una prueba de coronavirus.

“Las condiciones en las que estamos aquí que son lamentables, no me las esperaba", señaló Badosa, número 67 del mundo, en una entrevista con el diario deportivo Marca.

Luego de arribar a Australia, la tenista dio positivo a una prueba PCR de detección del Covid-19, para después ser trasladada el pasado miércoles a un hotel medicalizado donde permanecerá confinada.

“Lo primero que se recomienda cuando tienes un virus es abrir las ventanas de las habitaciones para que corra el aire. Yo no tengo ventanas y mi habitación es de escasamente 15 metros cuadrados", lamentó Badosa.

“Es obvio que lo único que respiro es el virus. He pedido productos de limpieza, como una aspiradora, y no me dan nada".

La española forma parte de los 72 jugadores confinados que permanecerán en aislamiento en sus hoteles durante 14 días. La medida anterior se tomó luego de que fueran detectados casos del virus en sus vuelos a Australia. Otros, sin embargo, han logrado ser autorizados para entrenar cinco horas al día.

Aunque la organización del certamen dijo que facilitarían materiales a los tenistas en cuarentena para habituar sus habitaciones en gimnasios, Badosa asegura que esto simplemente no se cumplió.

"Me siento abandonada porque no tengo el material para entrenar que pedí después de cinco días, no me informan del tipo de virus que tengo cuando a los tres días se sabe, ninguna información por parte del torneo".

“Si me infecté en Abu Dabi hay más opciones de que sea el coronavirus que ya conocíamos y podría salir antes", dijo, recordando que en su avión se detectó la cepa británica de la covid-19, la cual ha sido calificada como “más contagiosa”.

Badosa explicó que en caso de tener el virus, saldrá el 30 o 31 de enero, pero en caso de tratarse de la cepa británica, esta saldría hasta el próximo 5 de febrero, apenas tres días antes del inicio de Abierto de Australia el 8 de febrero.

Con todo y las limitaciones, la tenista dijo que jugará con seguridad el primer Grand Slam de la temporada, aunque reconoció que le resta poco tiempo para ponerse al parejo.

"Si salgo el 31 tendría una semana para ponerme en forma de cara al Open de Australia. Saliendo el 5 es imposible recuperarla".

Foto: Twitter