Trabajadores y dueños de restaurantes en Puebla, al son de cacerolas, demandaron al gobierno estatal permiso para operar con servicio en mesas, acatando medidas sanitarias estrictas y con un aforo reducido, como parte de la campaña denominada "Abrir o morir".

En rueda de prensa encabezada por la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, y de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur), Marco Antonio Prósperi Calderón, empresarios restauranteros y del sector comercio y de servicios dieron a conocer que atraviesan por una fuerte crisis económica que ha llevado a muchos de sus afiliados a cerrar sus puertas por tiempo indefinido y algunos de manera definitiva, ya que les es imposible seguir costeando sus negocios.

Señalaron que lo único que buscan es que haya un piso parejo pues si hay locales de comida que operan ilegalmente en la vía pública, tienen más derecho los restauranteros que pagan impuestos; tienen derecho a trabajar sin el temor de ser clausurados.

Demandaron al gobierno estatal valorar las peticiones que han hecho, como  la condonación o exención del Impuesto Sobre la Nómina y de pagos por servicios como drenaje y agua potable.

A cambio, los restauranteros se comprometen a hacer trabajo social, entregando paquetes alimenticios a trabajadores de la salud de los principales hospitales donde se atiende a pacientes con Covid-19, y campañas de concientización y entregando cubrebocas o gel antibacterial en los paraderos de RUTA.

Olga Méndez Juárez destacó que la principal solicitud es que los dejen operar acatando las medidas estrictas impuestas por la Secretaría de Salud, en las cuales destaca el aforo reducido, toda vez que el servicio para llevar no es suficiente para la manutención de un restaurante.

Recordaron que el Ayuntamiento de Puebla y el gobierno del estado han promovido algunos programas destinados principalmente a los micronegocios, sin embargo los requisitos para acceder a un crédito siguen siendo complejos, además de que los bancos no otorgan créditos a los restaurantes ya que los consideran una unidad comercial de riesgo.

Tras la conferencia con medios de comunicación que se realizó en una de las terrazas de un restaurante del Centro Histórico de Puebla, se anunció que aproximadamente  mil 500 restauranteros de Tehuacán, San Pedro, San Andrés Cholula, Atlixco y Puebla se unirán la la campaña "Abrir o morir", con la colocación de lonas en sus establecimientos, para llamar la atención de las autoridades.

Los trabajadores de restaurantes hicieron de forma simbólica la protesta denominada "cacerolazo", como ha ocurrido en los últimos días en la Ciudad de México y el Estado de México.