Más de 132 personas del grupo étnico mixteco de San Jerónimo Xayacatlán fueron víctimas de un fraude por parte de los pseudogestores, Yuhani León Guzmán y Miriam Bravo Martínez, quienes a través de una asociación civil pidieron 15 mil pesos para la construcción de viviendas, sumando la cantidad de 2 millones de pesos, pero a un año y medio no han entregado el beneficio.

Para algunos adultos mayores defraudados la incertidumbre crece, ya que en su deseo de contar con una vivienda digna para vivir e invertir el patrimonio de su familia, al ser convencidos por los pseudogestores invirtieron sus ahorros o el dinero que sus hijos envían de Estados Unidos para el anticipo para su casa, pero lamentablemente siguen en la espera.

Los afectados expresaron que en días pasados presentaron una denuncia ante el área de conciliación de la Casa de justicia del municipio de Acatlán para citar a Yuhani León y qué explicara sobre la situación actual de la gestión de las viviendas y el anticipo económico otorgado.

Juana Martínez, de la comunidad de Gabino Barreda informó que el dinero de sus hijos radicados en Estados Unidos fue entregado a Miriam Bravo, quien sólo le dio recibos normales:

 “el deseo de tener un techo digno para el futuro de mis hijos me convenció a pedirle dinero a mis hijos para la construcción de sus casas, incluso nos llevaron a ver una casa ya terminada, que sería igual a mis viviendas”, expuso.

Sin embargo, a un año y medio de haber pagado por el apoyo, Juana sigue sin recibir las viviendas prometidas por los supuestos gestores de programas para personas de escasos recursos.

En abril del 2019, autoridades municipales de San Jerónimo Xayacatlan alertaron a las 16 comunidades sobre esta situación, ya que no existía ningún programa federal, ni estatal para construir casas por 22 mil pesos, por lo que el ayuntamiento municipal se deslindó de esta supuesta gestión.

Ante esto, los afectados pidieron un soporte legal por parte de las autoridades, pues este no es el primer caso en el que personas foráneas intentan enganchar a los pobladores con falsos apoyos, el problema se acrecentó debido a que en algunas de las comunidades de este municipio ni siquiera cuentan con señal de internet para poder investigar la veracidad de estos programas.