La empresa Garden Teas, a través de su representante legal, Javier Coello Trejo, presentó dos denuncias ante la Fiscalía General del Estado por el caso Lobos BUAP, acusando que Mario Mendìvil fue víctima de un fraude al momento de la venta del club de fútbol a empresarios de Ciudad Juárez.

El abogado, famoso por representar a varios actores y estar al frente de casos mediáticos, acudió este día a la sede central de la Fiscalía General del Estado para entrevistarse con su titular, Gilberto Higuera Bernal, con el fin de exigirle que se haga justicia en favor de su cliente.

Aunque existe un resolutivo judicial por parte de la Tercera Sala en Materia Civil del Tribunal Superior de Justicia en el que se obliga a Mario Mendìvil a pagar 180 millones de pesos por la venta del club, el abogado Coello Trejo señaló que su representado fue la víctima en el caso pues hubo irregularidades en la conformación del club.

"La universidad le había dado al club casi 460 millones de pesos, presentamos esa denuncia, posteriormente presentamos otra ante el SAT y luego mi cliente fue acusado por el rector, de fraude. Se hizo la investigación y resultó absuelto. Se fue ante juez de control y el juez de control confirmó el no ejercicio de la acción penal y por eso presentamos una denuncia por falsedad ante la autoridad judicial", dijo Coello Trejo.

En su dicho, reiteró que el pago único de 90 millones de pesos por la venta del club ya estaba pactado y que incluso el rector Alfonso Esparza Ortiz ya había solicitado que se hiciera a una cuenta a nombre del funcionario universitario y no de la universidad.

Fue en septiembre cuando la Tercera Sala en Materia Civil del Tribunal Superior de Justicia ratificó la sentencia a favor de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla por la venta ilegal que hizo Garden Teas del equipo de fútbol Lobos BUAP, obligando a la empresa de Mario Mendívil a pagar los 180 millones de pesos que la institución demanda.

El Consejo Universitario de la BUAP ha emitido pronunciamientos para acusar que la Fiscalía General del Estado ha sido omisa para ejecutar las órdenes conducentes en contra de Garden Teas y Mario Mendívil, en lo que consideran es un intento de afectar a la universidad.