Las costumbres y tradiciones poblanas son de las más llamativas de la república mexicana, llenas de colores. sabores, cultura e historia. En todo el estado, cada año, se celebran eventos y festividades que son una joya para los turistas así como para los propios poblanos. Si quieres saber cuales son las celebraciones imperdibles de nuestro estado entonces a continuación te decimos cuales son:

  1.  Carnaval de Huejotzingo

Es uno de los carnavales más importantes de Latinoamérica y de los más antiguos, ya que se celebra desde hace 151 años. La historia de esta festividad inició en 1868, se caracteriza por ser el único carnaval del estado que exhibe tres momentos legendarios en la historia de Puebla: el casamiento católico entre indios; el robo de la hija del Corregidor por parte de Agustín Lorenzo, quien fue bandolero y apresado en el pueblo en algún momento entre los siglos XVIII y XIX; y la representación de la Batalla de 5 de mayo, sucesos que se repiten durante los tres días que dura el Carnaval y acaban al caer la noche del tercer día. Además es una de las puestas en escena más grandes del estado, con alrededor de 12 mil participantes que con disfraces, máscaras realizan danzas y coloridos espectáculos.

2.            Temporada del Mole de Caderas 

Es uno de los platillos más deliciosos de la gastronomía poblana. Cada 20 de octubre en Tehuacán se realiza la denominada “matanza” que da inicio con la danza de un cabro macho y su sacrificio. El espinazo y la cadera son lo más valioso para comercializar. El resto del animal: panza, costilla, piel, chito y crías, se venden en los pueblos aledaños. Las tripas y las vísceras se le obsequian a los trabajadores del matadero a manera del pago del patrón. El mole por lo general es un platillo único y se acompaña con tortillas de maíz. Se conoce también como mole de chivo, aunque éste refiere a un guiso tradicional, pero más usual. Las referencias históricas señalan como fecha probable del inicio de la elaboración de este mole el año 1800, época en la que hubo un aumento sin precedentes en las cabezas de ganado caprino.

3.             Feria de la manzana en Zacatlán

La Feria de la manzana​ es la fiesta más importante del municipio de Zacatlán. Ésta se celebra durante la semana del 15 de agosto, día de la Virgen de la Asunción, patrona de los fruticultores y en cuyo honor se celebra una misa y se bendicen los cultivos de manzana del municipio. Durante la feria se venden principalmente productos agrícolas y cuenta con una Exposición artesanales e industrial con productores del municipio, destacando la venta de sidras, dulces, vinos, Ocoxal, pirotecnia, souvenirs, pan de queso, café. Se exponen productos industriales como relojes monumentales y máquinas cafetaleras.

En el domingo de clausura se lleva a cabo al mediodía un tradicional desfile de carros alegóricos donde participan las comunidades pertenecientes a este municipio así como escuelas y organizaciones en la ciudad, en los que además de su talento artístico muestran sus productos y se reparten los cultivos de manzana entre la población.

4.            Feria del árbol y la esfera en Chignahuapan

Del 30 de octubre al 08 de noviembre en el Recinto Ferial (ubicado en el Campo Deportivo) y Zócalo de la ciudad de Chignahuapan, se realiza la “Feria Nacional del Árbol y la Esfera”. Chignahuapan produce miles de esferas navideñas cada año. Más de 200 fábricas y talleres alimentan a este pueblo, que contagia el colorido de las esferas y otros adornos festivos a sus fachadas. Las principales calles comerciales de Chignahuapan están dedicadas a la venta de esferas y otros ornamentos de Navidad, la principal industria local.

 

Durante esta feria se llevan a cabo diversas actividades artísticas, culturales, deportivas y sociales, destacando el “Festival de la Luz y la Vida” y todo el ritual realizado para conmemorar el Día de Muertos, la coronación de la reina y la presentación estelar de artistas.

5.            Desfile conmemorativo a la Batalla de Puebla

Cada año (5 de Mayo) se celebra en Puebla una de las grandes victorias del ejército mexicano sobre el ejército invasor de Francia en 1862 con un gran desfile cívico donde participan escuelas, ejército, servidores públicos e instituciones. Durante el desfile se hacen presentes carros alegóricos, jóvenes entusiastas, indígenas de la sierra de Puebla, bailables, personas a caballo, unidades del ejército y aviones sobrevolando los cielos de la Angelópolis en honor al ejército mexicano comandado por el general Ignacio Zaragoza que venció en 1862 al ejército más poderoso del mundo defendiendo la soberanía nacional en la Zona de Los Fuertes.