Tras unos días de terror que se vivió en el Real Madrid por perder dos partidos consecutivos, uno de liga y otro de la UEFA Champios League, el equipo blanco tomó un respiro y derrotó al Barcelona 3-1 en el Camp Nou.

Un clásico que se vivió en silencio, ya que el coronavirus no permite que los aficionados ingresen a los estadios.

Pero el VAR influyó en el marcador, ya que agarrón de Clement Lenglet a Sergio Ramos hacia la derecha acabó con jugador del Madrid en el piso.

Los reclamos llevaron al árbitro a consultar el VAR y el central marcó penalti, que fue el 1-2 en ese momento.

El partido inició con mucha intensidad: El Madrid marcó al minuto 5 tras potente disparo de Federico Valverde, pero Ansu marcó tres minutos después.

Para el segundo tiempo, Clement tomó de la camiseta a Ramos en el área, acción suficiente para que el central marcara penalti y el jugador con la camiseta 4 del Madrid marcó el 2-1.

Al minuto 90, Modric apareció en el área grande del Barcelona y tras burlar al portero disparó a portería sin que los defensas blaugranas pudieran contener el tiro.

Al final, el Madrid se lleva el clásico del futbol español y se quedó de líder momentáneo en La Liga.