El PRI presumió que suma 497 aspirantes a candidaturas en Puebla, aseguró que llegará a mil, y prometió no imponer ni negociar las postulaciones en 2021.

A 20 días de que inicie el proceso electoral local, el dirigente estatal Néstor Camarillo Medina anunció que ya se barajan los nombres de aspirantes a diputaciones, alcaldías y regidurías.

En rueda de prensa aseguró este lunes que habrá una contienda interna justa y abierta, sin simulación ni imposición de candidaturas.

En compañía de todo el Comité Directivo Estatal (CDE), advirtió que no serán candidatos quienes “toquen las puertas” del partido, pues lo serán quienes recorran las colonias y visiten a los militantes.

Tras el virtual triunfo del tricolor en Coahuila e Hidalgo, alardeó que el priismo resurgirá más fuerte en todo el país el próximo año.

Vio los comicios del domingo como la muestra de que la gente ha vuelto a confiar en el PRI y afirmó que el partido se encuentra comprometido a dar resultados, bajo la premisa de que ya “entendió el mensaje” del electorado.

Aspiran retener alcaldías

La secretaria General Isabel Merlo Talavera enfatizó que el tricolor ya no aspira únicamente a retener las 83 alcaldías que encabeza, sino a incrementarlas.

Sin referirse a las diputaciones locales (de las cuales el PRI solo tiene cinco), presumió que al interior del estado permanece la estructura priísta que llevará al triunfo a sus candidatos.

Para finales de octubre calculó que habrá dirigencias del partido en los 217 municipios y anticipó que tendrán libertad para conducir la asignación de candidaturas.

En el marco del segundo informe de los ayuntamientos, aprovechó para criticar a los alcaldes de Morena, pues dijo que aunque gobiernan los municipios más importantes, carecen de estrategia y resultados.

Sin decir nombres, denunció que “especialmente las alcaldesas” han destacado por su ineficiencia y por su falta de oficio político.