Agricultores de la Cuenca Libres-Oriental protestaron frente al Congreso del Estado de Puebla y exigieron que emita una ley que prohíba el uso de bombas antigranizo, presuntamente usadas por empresas transnacionales, que han alterado el ciclo de lluvias en su región.

También demandaron que les permitan abrir nuevos pozos de riegos para sus cultivos.

Los campesinos, integrantes del Movimiento en Defensa del Agua, inicialmente se dieron cita la mañana de este jueves para marchar desde el Paseo Bravo pero finalmente solo se presentaron en el Congreso del Estado con la finalidad de ser escuchados y pedir la intervención de las autoridades legislativas.

Con consignas de "no venimos a pedir dinero", "queremos pozos de riego, para darle trabajo a nuestros hijos", "que nos dejen trabajar", "que dejen de impedir las lluvias" y "fuera extranjeros", protestaron los campesinos de ejidos en los municipios de Libres, Cuyoaco, Tepeyahualco, Oriental y Ocotepec, que advirtieron que de no ser escuchados llevarán su protesta a la presidencia de la República.

"La razón de esta visita al Congreso es entregarle un escrito al presidente del mismo, donde le demandamos que legisle una ley que prohíba los cañones antigranizo y cualquier otra tecnología que impida las lluvias en nuestra región. Desde 2006 nuestra región empezó a padecer con esta tecnología que usan los terratenientes", comentó uno de los manifestantes.

Recordaron que también han solicitado pozos de riego o permisos para extraer agua de norias, y se los han negado.

Empresas como fresas Driscoll's, la armadora Audi México, así como a Granjas  Carroll, son las únicas que se han visto beneficiadas con estos permisos, dijeron.

Anunciaron que el próximo 28 de septiembre sostendrán mesas de diálogo con autoridades estatales en el municipio de Libres para retomar el diálogo que habían abandonado.