Integrantes del Movimiento Regional de la Defensa del Agua exigieron al gobernador Miguel Barbosa Huerta que intervenga ante las empresas extranjeras que se apropian del agua y han recurrido al uso de cañones antigranizo para manipular los ciclos de lluvia en la zona de Libres y Oriental.

Así lo manifestaron representantes de esa organización que son comisarios ejidales de la cuenca de Libres-Oriental.

Explicaron que desde hace cuarenta años han visto con indignación, cómo los terratenientes de toda la región se han apropiando de las aguas del subsuelo, a través de decenas de nuevos pozos.

Desde 1992 la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha entregando más concesiones a hacendados para explotar pozos de riego, así como a empresas como Fresas Driscoll's, la armadora Audi México y Granjas  Carroll, que acaba de instalar una planta empacadora de carne en Oriental, señalaron.

Los campesinos de ejidos en los municipios de Libres, Cuyoaco, Tepeyahualco, Oriental y Ocotepec, del Estado de Puebla, han solicitado pozos de riego o permisos para extraer agua de norias, pero se los han negado.

En este contexto señalaron que en contubernio con las autoridades de Conagua, ahora las empresas se están adueñando de las lluvia disponiendo cuándo debe llover y cuándo no; bombardeando con cañones antigranizos para impedir que lluvia, lo cual ha caudado pérdidas incuantificables a miles de campesinos.

"Sostenemos que las sequías no han sido en lo absoluto naturales sino que han sido provocadas artificialmente con sus operativos tecnológicos para inhibir las lluvias. Esta situación la hemos venido padeciendo desde 2006, cuando en la hacienda de Concepción, del municipio de Cuyoaco, comenzaron a sembrar brócoli, que según sabíamos eran del expresidente Fox", comentaron.

Recordaron que desde principios de Julio iniciaron reuniones y movilizaciones pacíficas y han llevado a cabo diez asambleas de productores afectados, en ocho de las cuales se han presentado funcionarios de gobierno, diferentes en cada ocasión, pero solo han prometido que apoyaran, sin hacerlo en verdad.

Señalaron que en  la novena asamblea los dejaron plantados y en la última que llevaron a cabo el 8 de septiembre en el municipio de Tepeyahualco tampoco se presentaron, lo cual ven como una decisión del gobierno de cancelar el diálogo con el movimiento de campesinos que solo exige su derecho al agua.

Ante esta situación nueve comisionados y ejidatarios exhortaron al gobernador a que escuche sus peticiones y fije un día y hora para que diáloguen con él en el auditorio de San Andrés Payuca, en el municipio de Coyuaco, para emitir un decreto con la finalidad de que se pare de inmediato el bombardeo de las nubes o cualquier otra acción tecnológica que impida las lluvias y  detenga el saqueo del agua del subsuelo que vienen practicando los terratenientes agroindustriales y empresas extranjeras. 

También demandaron que a través de las dependencias correspondientes de  gobierno, indemnicen las cosechas ya perdidas por la sequía que ha sido provocada, en un monto justo, es decir, por lo menos el costo de la inversión, que es de 10 mil a 15 mil pesos por hectárea, según el tipo de cultivo.

Luego de haberse encontrado con la negativa de no poder entregar el oficio firmado al gobernador en las instalaciones de Casa Aguayo, los representantes decidieron que mandarán la solicitud al Congreso del Estado esperando respuesta.