Regidores críticos de la gestión de la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, anunciaron que solicitarán a la Auditoría Superior del Estado (ASE) una auditoría a fondo de las finanzas municipales, ante la presunción de un subejercicio del 50 por ciento del presupuesto de 2020 que suma a 6 mil 500 millones de pesos.

Los regidores, agrupados en el bloque autodenominado “G5”, cuestionaron también que el presupuesto de este año haya aumentado en 25 por ciento, respecto a lo aprobado en 2019, pues señalaron que no se les ha explicado con claridad de dónde provienen los recursos adicionales.

En conferencia de prensa transmitida este domingo a través de plataformas digitales, los integrantes del Cabildo se dijeron preocupados por el ejercicio del gasto de este año, pues advirtieron que la mitad de los recursos de este año no se han gastado y tendrán que aplicarse en los tres y meses y medio que le restan al año, lo que podría derivar en compras de pánico.

Piden revisión

En representación de sus compañeros Libertad Aguirre Junco, José Luis González Acosta, Roberto Elí Esponda, Rosa Márquez Cabrera y Martha Ornelas Guerrero, el regidor Edson Armando Cortés Contreras, señaló que el presupuesto de este año del municipio, que fue fijado en 5 mil 290 millones de pesos, fue modificado pues recursos extraordinarios provocaron una ampliación del 25 por ciento.

“Se ha ampliado el presupuesto original a 6 mil 500 millones y tuvo una ampliación del 25 por ciento, de ingresos propios, derivado, puede ser, de subejercicios, de remanentes o de saldos de ejercicios presupuestales anteriores” expuso.

De esa forma, la capital poblana cuenta con un presupuesto ampliado por 6 mil 500 millones de pesos, pero de esta suma no se han aplicado 3 mil 594 millones de pesos, según comentó el regidor.

Cortés advirtió que esa suma podría convertirse en un nuevo subejercicio, como ocurrió en 2019, cuando el ayuntamiento tuvo que reintegrar siete millones de pesos a la federación, pues solo cuenta con tres meses y medio para aplicar los recursos que aún permanecen en bancos.

Los regidores solicitaron a la Auditoría Superior del Estado (ASE) que realice una auditoría a fondo del ejercicio del gasto en 2020, a fin de que se identifiquen si existen anomalías y así evitar que haya malversación de recursos.