Francisco Romero Serrano, titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), confirmó una tercera revisión al ayuntamiento de Puebla, pero negó que sea por instrucción del gobernador Miguel Barbosa Huerta o una persecución política.

La fiscalización contra la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco inició esta semana y podría durar hasta seis meses, además de que se practicará al mismo tiempo que la auditoría anual ordinaria de 2019.

En entrevista telefónica reveló que la revisión obedece al supuesto subejercicio de 1 mil 300 millones de pesos que desde el año pasado la oposición ha achacado al gobierno municipal de Morena.

A pesar de su afinidad con el gobernador, el auditor negó estar a sus órdenes y pidió no “mediatizar” el asunto, pues la presidenta municipal acusó el jueves que el nuevo procedimiento es un acto de intimidación.

“Yo no deseo que el asunto se mediatice, no tiene por qué; las decisiones de la ASE son independientes a las del gobernador, nuestra labor sólo es actuar en lo preventivo, en lugar de lo correctivo o lo acusatorio”, defendió. 

Con apenas cuatro meses al frente de la auditoría, esta es la tercera fiscalización que Romero Serrano practica a Rivera Vivanco, pues la primera fue “preventiva”, inició en diciembre y concluyó en enero, mientras que en febrero comenzó la ordinaria (que por ley se realiza cada año).

La nueva revisión al ayuntamiento capitalino se da en medio del conflicto entre la presidenta municipal y Barbosa Huerta, por el control de la policía municipal y por la intención del mandatario de imponer a Carla Morales Aguilar como delegada de seguridad pública.

Busca aclarar subejercicio

Romero Serrano justificó que la nueva auditoría podría incluso beneficiar a la alcaldesa porque busca aclarar si de verdad el ayuntamiento no utilizó 1 mil 300 millones de pesos del presupuesto del año pasado.

“Vamos a revisar si los compromisos financieros del ayuntamiento se cumplieron, para determinar si hay subejercicio. Esto para aclarar todo lo que se ha dicho en términos mediáticos, porque se ha dicho mucho sobre el tema, pero nadie ha presentado documentos, no hay pruebas”, refirió.

El auditor sostuvo que por su parte no tiene ningún conflicto con la edil, pues ha cumplido adecuadamente con los requerimientos de la ASE y no ha obstaculizado su trabajo.

En lo que hace a la auditoría ordinaria, apuntó que el ayuntamiento ya remitió a la ASE la cuenta pública 2019 y la revisión comenzará formalmente en abril.

Rivera acusa amedrentamiento 

Rivera Vivanco acusó el jueves al gobernador Miguel Barbosa Huerta de iniciar una campaña de desprestigio y amedrentamiento en contra del ayuntamiento, a través de descalificaciones, señalamientos de corrupción y el inicio de auditorías.

A través de un video difundido en redes sociales, sostuvo que el mandatario viola la autonomía de la Fiscalía General del Estado (FGE) y del Congreso local, de quien depende la ASE, pues consideró que ordenó a esta comenzar la nueva auditoría para intimidar.