En las últimas 72 horas en Atlixco el uso de las armas de fuego dejó tres heridos y además un intento de asalto a una tienda de autoservicio. El primer caso fue el de un hombre de 26 años de edad que presuntamente disparó accidentalmente un arma hechiza, provocándose la muerte.

Los hechos se registraron en la colonia San Alfonso al norte de la mancha urbana, en la calle República de Haití, su nombre en vida era Isaías N, de 26 años de edad quien vivía de quienes accedían a regalarle cosas.

Extraoficialmente se conoce que existe otra versión sobre esta muerte, pues hace varias semanas avisó a sus familiares la intención de suicidarse. Hasta el momento las autoridades investigan ambas hipótesis.

Cerca del cadáver había un tubo de color azul, de aproximadamente 85 centímetros de largo, en forma de L, y en uno de sus extremos se observa un cartucho percutido. El cuerpo presentó una lesión en pectoral izquierdo de 2 centímetros por 2 centímetros.

“El hoy fallecido vivía en la calle y se dedicaba a recoger la basura”, citaron testigos.

El segundo caso sucedió en la comunidad de San Félix Almazán al oriente del municipio, en la calle Francisco Sarabia, en donde dos hombres resultaron lesionados luego de que desde una moto les dispararon.

Los dos hombres se encontraban fuera una miscelánea ingiriendo bebidas alcohólicas después de jugar béisbol cuando arribó una motocicleta azul con dos sujetos a bordo y alcoholizados quienes comenzaron a agredir a todos los presentes, incluso a golpes.

 Después de esto los dos hombres se marcharon, pero regresaron a los 15 minutos y comenzaron a detonar un arma de fuego en contra de todos los ahí reunidos, relataron algunos testigos.

 Los lesionados responden a los nombres de Concepción N., de 47 años de edad, atendido en un primer momento por paramédicos del departamento de bomberos y después trasladado de urgencia al complejo médico Gonzalo Río Arronte y el segundo Alejandro N., de 22 años de edad, las lesiones no requirieron hospitalización.

 Finalmente, Sergio N., de 20 años de edad y con domicilio en el fraccionamiento El Cerril, intentó llevarse sin pagar mercancía de una de las sucursales de Bodega Aurrera en esta ciudad. El hecho no se consumó y ahora enfrenta la justicia.

 En una bolsa intentó sustraer herramientas y desodorantes de la sucursal “La Concha”, fue el guardia de seguridad quien se percató de este robo, al revisarlo y descubrir que la mercancía la llevaba oculta entre sus prendas.

Cabe señalar que tras ser entregado a los policías y al ser ingresado al C4 en los registros policiacos aparece con una serie de antecedentes penales por otro intento de hurto a la misma empresa, pero esa vez se trató de la que se ubica en Plaza Atlixco, hace dos años.