En la provincia argentina de Neuquén, un menor de cinco años perdió la vida el pasado sábado dentro de un hospital, luego de que sus padres le dieran a beber dióxido de cloro como supuesto tratamiento para combatir el Covid-19.

Se trata de una sustancia muy nociva que puede llegar a provocar diarrea, vómito e incluso insuficiencia respiratoria o hepática.

El menor fue internado de emergencia en el Hospital de Plottier, debido a un paro cardiorespiratorio; sin embargo, los médicos no pudieron salvar su vida.

El deceso del pequeño ocurrió media hora después de ser ingresado al nosocomio y fue confirmado por el Ministerio de Sanidad de la provincia de Neuquén.

A través de un comunicado la dependencia detalló que, posterior al deceso, se realizó un interrogatorio a los padres, quienes señalaron que el menor había ingerido la sustancia, misma que fue suministrada por sus propios padres con el objetivo de prevenir el coronavirus.

 

Dióxido de cloro no es la solución

Dicho dióxido es una sustancia que se usa como blanqueador en la fabricación de papel, además de ser utilizado para tratar agua e incluso para descontaminar construcciones; la Organización Panamericana de la Salud (OPS), así como la Organización mundial de la Salud (OMS) ya han advertido sobre su peligrosidad y han vetado su consumo con el objetivo de prevenir a las personas del Covid-19.

Una vez que se ha ingerido el dióxido la toxicidad es tan elevada que puede provocar irritación de la boca, esófago y el estómago, así como náuseas, diarreas, vómitos e insuficiencia respiratoria y hepática.

Aunado a lo anterior, el dióxido de cloro también puede provocar severos trastornos cardiovasculares, renales, así como una disminución de la presión arterial y graves complicaciones respiratorias.

Foto: Twitter / @RIDNoticias