Tanto en Puebla como en el país hay una carencia de estrategias para afrontar los estragos de la pandemia, aseveró  el doctor Juan Pablo Aranda Vargas, docente de la Facultad de Gobierno y Política UPAEP.

En el caso del estado de Puebla, las tensiones entre iniciativa privada y el gobierno se acrecentaron en lo que referente a la reapertura económica, dado que la minimización del impacto de la contingencia en un principio, provocó señales encontradas cuando se reforzaron las medidas sanitarias, agregó.   

Dijo también que ante la falta de un plan convincente para atacar la pandemia y la falta de recursos asignados para sectores vulnerables, la unión entre sectores productivos, en el marco de la solidaridad, fungió como un soporte para los capitales de las micro y medianas empresas.

Orientar las políticas públicas al bien común

En lo que respecta al panorama político nacional, Aranda Vargas observó falta de técnica y eficiencia gubernamental no solamente durante la pandemia, sino en la carencia de un esquema de profesionalización de los servidores públicos.

Explicó que el manejo de la pandemia en México careció de una estrategia que priorizara a los pobres, como en el resto de los países perocontrastó al no tener un plan de inyección de capital y subsidios en general.

Resaltó que esto resulta paradójico, ya que las empresas que se verán más afectadas serán las de pequeño capital, con el riesgo de quiebra de muchas, que se traduce en un incremento de la desigualdad, dado que los grandes capitales crecieron durante la pandemia.   

Aranda Vargas hizo un llamado a enfocar las políticas públicas al bien común, lo que significaría priorizar el desarrollo que beneficie a todos, priorizar el estado de derecho, la seguridad y el bienestar de la familia.