Este domingo se celebró la última misa en la Catedral de Puebla a puerta cerrada pues a partir de este lunes 10 de agosto se reabrirán los templos a  un 25 por ciento de su capacidad.

La pandemia del Covid-19 obligó al cierre de miles de comercios e industrias en Puebla, pero también provocó que las celebraciones religiosas hicieran un paro y cerraran sus puertas los más de 3 mil templos católicos , para ofrecer las celebraciones religiosas únicamente por redes sociales.

Después de esta situación que incluso provocó la cancelación de las celebraciones de Semana Santa, será mañana cuando se reabran las iglesias con estrictas medidas de sanidad, tales como el uso obligatorio de cubrebocas para entrar.

La Arquidiócesis de Puebla dispuso que el aforo máximo en sus templos sea del 25 por ciento, es decir un 5 por ciento por abajo del límite autorizado por las autoridades, además tomarán la temperatura  los asistentes, la   que no deberá superar los 37.5 grados.

Adicionalmente se instalará señalética en de los templos para marcar la sana distancia entre fieles y algunas prácticas  como  darse "la paz" será únicamente inclinando la cabeza, para omitir el contacto de manos, asimismo se rociará líquido sanitizante a los asistentes.

A fin de poder realizar todos estos protocolos y garantizar que no haya acumulaciones al momento de entrar, la Arquidiócesis exhortó a los fieles a llegar 15 minutos antes de cada misa, además reiteró el llamado para que personas de la tercera edad se abstengan de ir a los templos mientras siga en rojo el semáforo epidemiológico.