Poblana acusa negligencia médica en los Laboratorios Chopo, al practicarle análisis que no correspondían, sin haberle consultado antes su historial clínico o malestares previos, lo que podría haber puesto en riesgo su vida.

Martha Patricia Vergara Macías, de 30 años, relató a este medio que acudió en fechas recientes a las instalaciones de Laboratorios Chopo, en la sucursal cercana a la Universidad Anáhuac Puebla en busca de una resonancia magnética simple, como requisito para un procedimiento médico que le realizarían en próximos días.

Dijo que sospechó de la seriedad del trato del laboratorio en cuanto le inyectaron un líquido para hacerle un estudio contrastado. Comentó que esto tiene gravedad ya que puede provocarle problemas renales.

Agregó que la toma de la resonancia magnética contrastada fue el martes y acudió este jueves a los laboratorios para pedir explicaciones sobre el procedimiento pero recibió un trato déspota e intransigente por parte del gerente del lugar.

Vergara Macías indicó que, antes de asistir al laboratorio,  en  el Hospital La Paz  le indicaron que para realizarle un procedimiento contrastado deben tomar análisis de creatinina para no provocar problemas en otras partes del cuerpo, posibilidad que rechazó personal de Laboratorios Chopo  que argumentó utilizar otros compuestos menos agresivos.

Declaró que sus médicos de cabecera, que fueron quienes ordenaron los estudios para Patricia, han recibido llamadas reiterativas para que modifiquen la receta original a una resonancia contrastada, con el fin de evitar problemas legales, como una demanda por negligencia médica.

La agraviada agregó que en Laboratorios Chopo, las prevenciones ante Covid-19 son deficientes, ya que en ningún momento observó que hayan esterilizado el lugar ni medidas extras para la prevención de contagios .