Puebla se ubica en el bloque de estados con mayor desigualdad y menor movilidad social en América del Norte, reveló un estudio realizado por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) con financiamiento de la Unión Europea.

En el documento titulado Bienestar con equidad. Hacia un nuevo pacto social, realizado en colaboración con el Colegio de México, se observa que la entidad poblana se posiciona entre las 8 con menor índice de movilidad social, es decir, con menor probabilidad de ascenso en el estrato socioeconómico.

La investigación se plantea que si todos los ciudadanos de un país parten del nivel 25, de 100, referente al nivel socioeconómico de un territorio, cuál sería el nivel máximo al cual ascenderían. En este sentido, los poblanos apenas podrían ascender al estrato 34. En otras palabras, apenas se moverían 9 niveles de 75 posibles.

Entre los estados que representan una movilidad social inferior a 35 en México, Puebla compartió grupo con la mayor parte del sureste del país, a excepción de Campeche, que presenta una movilidad social superior. El caso más dramático es el de Chiapas, en el que en vez de ascender, una persona descendería al lugar 21.

Referente a los parámetros para medir la movilidad social, Puebla presentó en cada rubro una calificación total que lo llevaría al estancamiento socioeconómico de los ciudadanos, ya que tiene menor crecimiento, mayor hacinamiento y mayor empleo juvenil a los deseados para la mejora en la calidad de vida de las personas.  

Finalmente, en cuanto a la propuesta para fomentar la movilidad social, el CEEY y el COLMEX plantean repensar el esquema con la intención de ampliar e igualar las oportunidades, lo que significaría un nuevo pacto social. Esto, en primer lugar, implicaría una importante movilización de recursos públicos (gasto e inversión) compensatorios y territorialmente diferenciados, mismos que han de prestar especial atención al sur del país.