La tormenta Hanna dejó en el norte del país cinco muertos, tres desaparecidos  y 50 mil damnificados.

Una mujer pereció ahogada el domingo en Reynosa, Tamaulipas y se reportaron otros dos decesos en esa ciudad fronteriza y dos más en el estado de Coahuila.

La Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC) dio a conocer que tres individuos desaparecieron en Reynosa y que se brindó refugio en Nuevo León a mil 155 damnificados.

Se calcula que hay unas 50 mil personas afectadas en Reynosa, Tamaulipas, según el gobierno estatal.

 LComisión Nacional del Agua (Conagua) informo que la tormenta se degradaría a una baja presión remanente durante las próximas horas.

El gobierno tamaulipeco comenzó a desaguar Reynosa con bombas y canalizó el líquido a drenajes y al río Bravo. La junta de aguas y drenaje de Matamoros anunció una inminente crecida del río Bravo, resultado de las inundaciones que Hanna dejó en Nuevo León y Tamaulipas. No descartó que el río se desborde, en perjuicio de ejidos y colonias.

En Coahuila, cuerpos de rescate localizaron los cadáveres de una mujer y de su hija, a quienes arrastró la noche del domingo el arroyo El Saucillo, en los límites entre Ramos Arizpe y Arteaga.

Una niña de 10 años, que viajaba en una camioneta pick-up junto con las ahora finadas, fue encontrada con vida gracias a que la pequeña se aferró a un tronco para que las aguas no se la llevaran. Siete personas más que viajaban junto con las antes citadas, incluido un bebé de nueve meses, fueron recatadas por personal de seguridad de un parque industrial cercano.

Hanna dejó cuantiosos daños y pérdidas en Coahuila, principalmente en las zonas norte y oriente de Saltillo, donde se desalojó al menos a 45 personas de viviendas en las que el líquido alcanzó hasta metro y medio de altura. En diversos puntos cayeron bardas y árboles, además de que se fracturó el pavimento.