Las organizaciones de comerciantes ambulantes no respetaron el acuerdo con el gobierno estatal para solo instalar puestos con mercancía catalogada como esencial y de alimentos no preparados, por lo que nuevamente se apoderaron de las calles con puestos de comida, ropa de fiesta y hasta micheladas.

En un recorrido realizado por e-consulta se pudo corroborar que los ambulantes nuevamente invadieron las banquetas de la 6, 8, 10, 12, 14, 16 y 18 Oriente-Poniente, sobre la 5 de Mayo, la 3, 5 y 7 Norte, donde el número de puestos incluso ha ido en aumento con el paso de los días.

La actividad de los vendedores ambulantes se ha mantenido normal en los últimos cuatro meses, ofrecen sus productos no esenciales y obstruyen las banquetas con mercancías como tenis, gorros, bolsas y hasta vestidos de fiesta para niñas.

Y hay quienes venden comida o bebidas como micheladas, sin ninguna medida sanitaria.

Fue el pasado 22 de julio que el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), David Méndez Márquez, aseguró que tras entablar un diálogo con los diferentes líderes del comercio ambulante se llegó a un acuerdo en donde se autorizó la instalación del 30 por ciento de vendedores y aceptaron únicamente la venta de productos esenciales y alimentos no preparados.

En ese momento se descartó la venta de productos para consumo en el lugar y los que podrían ser prescindibles, para dejar lugar a frutas, verduras o cubrebocas.

Además los vendedores debían cumplir con todas las medidas de sanitarias, como el uso del cubrebocas obligatorio, gel antibacterial y mantener la sana distancia.

Dicha medida tenía como fin brindar el piso parejo que piden los dueños de negocios establecidos que llevan cerrados desde hace cuatro meses, pues debido a que el semáforo epidemiológico por contagios de Covid-19 se encuentra en rojo, no se ha permitido la reapertura de esos negocios en el primer cuadro de la ciudad.