El Observatorio de Participación Social y Calidad Democrática, de la Ibero Puebla hizo un pronunciamiento acerca de la eliminación de la figura de fuero en el estado de Puebla, aprobada por el Congreso local.

El Observatorio señala su reconocimiento a la decisión y destaca la necesidad de fortalecer la  autonomía de los órganos diseñados para ejercer funciones de control del poder.

El pronunciamiento se reproduce a continuación:

“ELIMINACIÓN DEL FUERO SÍ, RESPETO Y FORTALECIMIENTO DE LA AUTONOMÍA TAMBIÉN

El Congreso de Puebla aprobó el pasado 8 de julio una reforma constitucional para la eliminación del fuero, figura que confiere inmunidad a ciertos actores políticos en función de su responsabilidad, cuyo origen obedece a la protección de la libre opinión de las y los legisladores frente a posibles injerencias de otros poderes.

Por mayoría de votos, las y los diputados reformaron cinco y derogaron dos artículos de la Constitución local, luego de dictaminar tres iniciativas propuestas en este sentido por las diputadas Rocío García Olmedo (PRI), Vianey García Romero (Morena) y el gobernador Miguel Barbosa Huerta. Se espera la validación del decreto de reforma por la mayoría de los 217 municipios de la entidad para su publicación y consecuente entrada en vigor.

En concreto, la reforma retira de la Constitución poblana las menciones al fuero constitucional en los artículos 22, 41 y 57; reitera la inviolabilidad de las opiniones de las y los legisladores; establece en el artículo 126 que el gobernador, las y los diputados, el auditor, las y los magistrados y consejeros de la Judicatura del Poder Judicial pueden ser sujetos a proceso penal por cualquier delito sin intervención del Poder Legislativo, anteriormente a través de la declaración de procedencia; armoniza la Constitución local con los procedimientos relativos a la prisión preventiva ociosa y al dictado de medidas cautelares judiciales; y borra del texto constitucional las reglas con las que el Congreso se erigía en jurado para dar lugar al procesamiento por un delito a los actores señalados.

Ante este conjunto de modificaciones, el Observatorio de Participación Social y Calidad Democrática reconoce la decisión de la mayoría parlamentaria y recoge la preocupación que los cambios legislativos han despertado entre actores sociales y políticos, también presentes en la literatura sobre el tema.

Al respecto es importante señalar que, si bien el fuero fue concebido como protector de la libertad de expresión parlamentaria, su aplicación no sólo se ha desviado de su propósito original, sino que se ha extendido a otros actores políticos con la misma distorsión, brindándoles un halo de inmunidad que ha derivado en abusos y prácticas indeseables. Tan es así que la ciudadanía muestra un destacado rechazo a esta figura, siendo eliminada ya en 16 entidades federativas a las que se suma Puebla.

En perspectiva de la igualdad que el Estado democrático de derecho supone entre autoridades y ciudadanos, la extinción de este privilegio constitucional es positiva. Se ha argumentado que la no separación del cargo del funcionario sujeto a un proceso penal responde a la garantía del principio de presunción de inocencia, sin duda necesario de tutela. No obstante, este principio debería evitarse como excusa para explorar otro tipo de prácticas que, sin dejar de salvaguardarlo, favorecieran condiciones óptimas durante la investigación.

A propósito de la inquietud sobre la división de poderes y la persecución política, conviene destacar que la esencia del fuero parlamentario lo inserta dentro del sistema de pesos y contrapesos que caracteriza a un régimen democrático, de modo que resulta de la mayor relevancia el respeto y el fortalecimiento de la autonomía de los órganos diseñados para ejercer funciones de control del poder, especialmente en el caso del sistema de justicia y aquellos que gozan de autonomía constitucional.

La igualdad es uno de los pilares de la democracia y es esta la que actualiza la pertinencia o no de construcciones jurídicas que en su momento respondieron a una necesidad específica. La eliminación del fuero representa un avance, también lo es toda medida tendiente a evitar la centralización del poder y fortalecer su equilibrio”.