Morena hizo oficial la destitución de Mario Bracamonte González como delegado nacional en funciones de dirigente estatal, pues notificó al Instituto Electoral del Estado (IEE) su baja de la dirigencia en Puebla.

Con un oficio se informó del cambio en la integración del Comité Ejecutivo Estatal (CEE), que ahora se encuentra sin presidente mientras llega la elección interna programada para el 9 de agosto.

El documento firmado por César Huerta Méndez, secretario Ejecutivo del IEE, notifica que se realizó la baja de Bracamonte González como el partido lo pidió.

Ahí se precisa que el delegado fue destituido por la dirigencia nacional desde el mes de febrero, pero se esperó a que la decisión tuviera el aval del Instituto Nacional Electoral (INE).

Tras conseguirlo, a nivel local se informó de la remoción apenas el 3 de julio, al solicitar la baja al IEE vía correo electrónico debido a la suspensión de labores presenciales en el organismo.

El oficio del instituto con fecha del 6 de julio, señala que se llevó a cabo el movimiento en el CEE, pero ordena a Morena que remita la documentación original impresa en cuanto concluya el aislamiento por la pandemia de Covid-19.

Buscan acabar con rumores

Con esto se busca confirmar la salida de Bracamonte González y poner fin a rumores y confusiones, ya que él mismo ha insistido públicamente que conserva el cargo y se ostenta todavía como dirigente del partido en Puebla.

Junto con su baja, se realizó también la de Eduardo Carreño Ortiz, que fungía como delegado de Organización Electoral.

Ambos fueron enviados por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) el año pasado tras ser designados por la exlideresa, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, pero fueron destituidos tras el arribo del dirigente interino Alfonso Ramírez Cuéllar.

Otra de las decisiones del presidente provisional del CEN fue el nombramiento de “enlaces”, que fungirán como encargados del partido en los estados.

En el caso de Puebla fue nombrado en mayo Carlos Evangelista Aniceto, quien es secretario de Combate a la Corrupción en la dirigencia nacional del partido y esposo de la diputada federal por Ciudad Serdán, Julieta Krystal Vences Valencia.

La remoción de Bracamonte González y la llegada del “enlace” han sido rechazados por los morenistas poblanos afines a Polevnsky Gurwitz, quienes descalifican y desconocen la legitimidad de las decisiones de Ramírez Cuéllar.