El pasado 1 de julio, la Cámara de Senadores aprobó realizar modificaciones a la Ley Federal del Derecho de Autor (LFDA), que de acuerdo con la Red de Defensa de los Derechos Digitales (R3D) pondría en riesgo la libertad de internet debido a que impondría penas hacia quienes realicen cambios en sus dispositivos electrónicos.

Pese al comunicado emitido por R3D donde se expusieron los riesgos de dicha propuesta, la Cámara de Diputados aprobó los cambios.

Y es que las reformas a la LFDA derivaron de la implementación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC), mismas que violarían la Constitución debido a que abandonaría las obligaciones sobre respeto y garantía en los derechos humanos, como indicó R3D.

 

¿Censura?

El mecanismo conocido como “notificación retirada”, establecido en las reformas implementadas, obliga a los proveedores que otorgan servicios de internet a quitar o anular cual sea la publicación o contenido de los usuarios cada vez que una persona indique que sus derechos de autor se han violado, lo cual se ejecutaría sin necesidad de aportar pruebas sobre dicha infracción.

Si bien, la intención de esta medida es proteger en la medida de lo posible la propiedad intelectual, lo cual en internet resulta todo un desafío, cualquiera podría censurar las distintas expresiones que se presenten en las plataformas sin tener que atenerse a un proceso legal para corroborarlo.

Debido a lo anterior, R3D plantea la interrogante sobre si aun con esta medida la libertad de expresión seguiría intacta, lo cual, evidentemente, es claramente un no.

 

Modificar dispositivos = cárcel segura

Entre las controversias presentadas por la modificación, se encuentra el hecho de criminalizar cada que algún usuario evite las medidas tecnológicas de protección, o candados digitales, sin antes haber contemplado excepciones como las que existen en EU y permitidas por el mismo TMEC.

Gracias a dichos cambios las sanciones irían desde multas por 1.7 millones de pesos y hasta 6 años en prisión; todo esto, por evitar los candados digitales para poder inspeccionar, reparar o hasta dar mantenimiento y modificación a un aparato tecnológico.

¿Pero qué quiere decir todo esto? Bueno, que como usuaria o usuario no podrás reparar o modificar tus dispositivos electrónicos, salvo que los lleves directamente con el fabricante. Por lo que tendrás que tener cuidado si cambias tu procesador o hasta una batería.

Para conocer toda la información y a las organizaciones que se oponen a esto, haz clic aquí.

 

Foto: Twitter / R3D