Tras la cuarentena, el internet ha sido una pieza útil para los días en que necesitas trabajar en casa, hacer la tarea o simplemente cuando te conectas para pasar el rato. Esto implica que tu conexión WiFi debe encontrarse en un rango ideal o medianamente alto para que no te cause preocupaciones.

Pero incluso con esto es posible que estés cometiendo algunos errores de los que ni siquiera te has percatado y que provocan que tu internet se vuelva lento, pero esto tiene solución.

Muchas veces las videollamadas se traban o la velocidad de carga de los archivos no es la óptima; de entrada, nuestras redes de casa no son igual de potentes que las de la oficina.

Pero descuida, que hay algunos cambios que podrías hacer para que tu red vuelva a funcionar a su máxima capacidad.

 

Demasiados usuarios

Cuando existen demasiadas personas conectados al mismo tiempo, el ancho de banda se consumirá rápidamente, lo que genera que la velocidad se vuelva lenta. Además de revisar si tu compañía te ofrece las megas que promete, debes cerciorarte que nadie más que las personas permitidas se aprovechen de tu red.

 

Un router viejo

Si cuentas con un router que tiene más de 2 o 3 años en casa podría no funcionar igual que en el momento en que se adquirió, en especial cuando se piensa que ahora estamos más conectados a servicios de streaming y productos inteligentes.

 

Alcance de red

Estar lejos del módem es un problema que todos conocemos, pero lo que no conocen muchas personas es que tu servicio (tu router) tiene dos tipos de señales 2.4 Ghz y 5Ghz, en este caso, la primera tiene mejor alcance; sin embargo, si estás cerca del módem, te convendrá la segunda, pues es más rápida.

 

Foto: Twitter / Hablando Claro