Vecinos del tianguis de Atlixco iniciaron un proyecto con basura orgánica, cuya idea es recolectar la mayor cantidad de desechos que se generan cada día de plaza, en un primer momento se ha pensado entregar a criadores de animales de traspatio de las comunidades y de las orillas de la ciudad.

 Ramón Almazo, integrante de la Asociación de Vecinos de la colonia Álvaro Obregón, señaló que como prueba piloto este martes se instalaron  cuatro contenedores de 40 litros cada uno a resguardo del mismo número de comerciantes para ir abriendo paso al reciclaje de esta basura.

 “Es difícil definir cuántas toneladas por plaza salen de basura orgánica, porque desgraciadamente se mezcla con basura de todo tipo, pero intentamos que en un corto plazo se pueda rescatar la mayor cantidad posible”, señaló.

 De los cuatro contendores terminaron llenos tres y uno a más de la mitad, es decir que en el primer día piloto se recataron casi 150 kilos de basura de frutas, verduras y legumbres, las cuales serán entregadas a una persona que engorda marranos para sacrificio. Se trata de una donación para aquellos que quieran este tipo de alimento para sus animales, ya que los comerciantes lo consideran un desecho.

 El proyecto está abierto para todos aquellos a los que les interesen los residuos, el apoyo que solicita la asociación es que ellos pongan los contenedores y se encarguen de ir por ellos para llevarlos y hacer la composta.

 Con estas acciones se logrará que los seis contenedores para basura que colocó el gobierno municipal no terminen ‘vomitados’ cada martes y sábado, lo que a la vez ocasionará que al relleno sanitario municipal se reduzca la cantidad de basura que se ingresa.

 En años anteriores también se habló de que este tipo de desechos serían muy bien aprovechados por los viveristas del municipio, ya que creando la lombricomposta podrían aportar tierra con mayores nutrientes a sus cultivos y así dejar de extraer tierra de hoja de la zona boscosa de la faldas del volcán Popocatépetl y no interrumpir la reforestación natural de la zona, ya que en la tierra que extraen se llevan las semillas.