La demanda de servicios funerarios por efecto del Covid-19 se elevaron hasta 400 % en la ciudad de Puebla, reportó el  jefe del Panteón Municipal, Rodrigo Tlalolini Soriano.

Indicó que el 8 de junio se reportaron sólo 5 servicios de personas que fallecieron tras contagiarse del virus, pero el 5 de julio la cifra llegó a 32.

Explicó que en el caso de inhumación, los ataúdes con el cuerpo se reciben sólo con un recubrimiento especial; no se permite que se abran y se van directamente a la fosa que designaron los familiares. En los casos de cremación se sigue el mismo sistema de contención y se deposita el cuerpo directamente en la sala crematoria hasta trasladar las cenizas a su nicho.

Aclaró que en el entierro sólo se permite la presencia de 15 familiares y para la cremación sólo 5 personas, que permanecen en sala de espera.

A través de las oficinas de servicios públicos dentro del Panteón Municipal las personas pueden solicitar el servicio a bajo costo y con toda la protección sanitaria.