Un paciente de Covid-19 murió mientras se desahogaba el papeleo de un amparo tramitado por su familia para que la Clínica Ruiz en Puebla entregara dos unidades de Plasma Alogénico Convaleciente (PAC) destinadas al tratamiento terapéutico para salvarle la vida.

De acuerdo con un juicio radicado en un juzgado federal con sede en Tlaxcala, el pasado 11 de junio los familiares de un paciente con Covid-19 del Hospital General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Tlaxcala (ISSSTE), recurrieron a dicha instancia para solicitar un amparo.

En la demanda se establece que el hermano de Juan Armando "N", un paciente de Covid-19 internado en dicho nosocomio, solicitó la protección de la justicia federal ante la negativa de la Clínica Ruiz, con razón social Simt y Hemaferesis de Puebla S.A. de C.V., de entregar las dos unidades de plasma previamente solicitadas por la directora María del Carmen Cruz Ángulo.

Por tratarse de un caso de urgencia el juez determinó conceder la suspensión pues consideró que la omisión de las autoridades en la solicitud de las dos unidades de plasma ponía en riesgo la vida del demandante, por lo que de inmediato se giraron los oficios electrónicos dadas las medidas de seguridad por la pandemia del Covid-19.

En el expediente público del Consejo de la Judicatura se explica que el 12 de julio el secretario del Juzgado Séptimo de Distrito en Materia de Amparo Civil, Administrativa y de Trabajo y de Juicios Federales en el Estado de Puebla, confirmó que se hicieron las notificaciones correspondientes ese día, de las cuales el responsable sanitario de la Clínica Ruiz, doctor Guillermo José Ruiz Argüelles dio contestación a través de correo electrónico.

Según obra en actas, el dueño de la clínica y laboratorio ubicados en la colonia Anzures de la ciudad de Puebla reconoció que era cierta la solicitud previa de las dos unidades de plasma sanguíneo, sin embargo señaló que hubo errores formales por parte del ISSSTE de Tlaxcala, al no enviar los documentos oficiales requeridos por una autoridad sanitaria.

El doctor Ruiz Argüelles, que incluso fue considerado en su momento para fungir como secretario de Salud en el Estado de Puebla, señaló que el uso de plasma sanguíneo en pacientes graves con Covid-19 es un "tratamiento empírico y que para obtener acceso al mismo es necesario que un médico especialista certificado por el Consejo" lo solicite, además que sea reconocido por la Secretaría de Salud de forma conjunta del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

En los mismos autos se señala que al notificar sobre el fallo del juez federal a la directora del Hospital General del ISSSTE en Tlaxcala, esta entregó el acta de defunción de Juan Armando "N", quien oficialmente falleció el día 12 de junio en dicho nosocomio, mientras su familia buscaba que se le facilitara el acceso al tratamiento con plasma sanguíneo contra el Covid-19.

Ruiz Argüelles y la investigación del plasma en casos Covid-19

Cabe señalar que el gobierno estatal, a través del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Puebla (Concytep), ha pactado un par de convenios de colaboración con Guillermo José Ruiz Argüelles para la investigación del uso de plasma sanguíneo para las "formas graves de enfermedad por SARS-CoV2 (Covid-19)".

Para esto, el primero de ellos se celebró el pasado 23 de abril del presente año cuando se informó que Ruiz Argüelles, junto a un equipo de investigadores, trabajarían en determinar la eficiencia de la administración de plasma sanguíneo a pacientes con Covid-19, con el objetivo de ofrecer tratamientos accesibles, sencillos y seguros.

El estudio titulado "COPLA (Coronavirus con Plasma Convaleciente)" tuvo una segunda etapa entre Ruiz Argüelles y el Concytep, celebrado apenas el pasado 8 de junio y contaba con el patrocinio del mismo Ruiz Argüelles y del Centro de Hematología y Medicina Interna, en colaboración con Laboratorios Clínicos de Puebla (Laboratorios Ruiz).

"Los pacientes infectados con SARS-CoV2 tardan entre 10 y 14 días en producir anticuerpos neutralizantes de virus: dentro de ese tiempo pueden desarrollar complicaciones graves y morir. Inyectar PAC en pacientes con formas graves de Covid-19 acorta el período de riesgo mientras el paciente produce los anticuerpos", se lee en el resumen de la investigación del Concytep.

El Plasma Alogénico Convaleciente se tiene previsto aplicarlo en al menos 10 pacientes y según la ficha del Estudio COPLA, será en agosto cuando se tenga un resultado final del estudio.