Sólo cinco días después de que el gobierno mexicano federal había firmado su extradición a Estados Unidos, Víctor Manuel Félix Beltrán, “El Vic”, presunto operador del Cártel de Sinaloa, fue ayudado a escapar de prisión.

Documentos judiciales confirman que el 24 de enero pasado el canciller Marcelo Ebrard suscribió la orden de extradición y  el 29 del mismo mes, el capo escapó del Reclusorio Sur de la Ciudad de México, según el diario Reforma.

Ebrard autorizó la entrega de quien es cuñado de Jesús Alfredo Guzmán Salazar, “El Alfredillo”, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, por los cargos de asociación delictuosa, en las modalidades de distribución y fabricación de drogas, así como de lavado de dinero.

 El acuerdo fue suscrito luego de que el 12 de diciembre de 2019 un juez de control del Reclusorio Sur emitiera su opinión jurídica en favor de la entrega del sinaloense a la Unión Americana. La expectativa de las autoridades federales era que “El Vic” alargaría su proceso de extradición mediante un amparo. El Departamento de Justicia de Estados Unidos fundamenta los cargos contra “El Vic” en diversas llamadas telefónicas que le fueron interceptadas entre 2013 y 2017.

En una de ellas, de septiembre de 2013, Félix Beltrán y los hermanos Héctor y Édgar Valencia Ortega pactan la distribución de 93 kilos de cocaína en Los Ángeles, California.