Una vez que reabrieron los hoteles Presidente Intercontinental y Holiday Inn Express, la Asociación Poblana de Hoteles y Moteles aclaró que dichos establecimientos no tendrán ningún inconveniente siempre y cuando no sobrepasen el 15 por ciento de su ocupación, además de que si no reinician actividades podrían quebrar ya que actualmente tienen el 2 por ciento de reservas.

En entrevista el presidente del sector hotelero, Manuel Domínguez Gabián, manifestó que los hoteles no cerraron por los decretos emitidos sino debido a que no podían operar con menos del 15 por ciento de ocupación, además de que ahora están cumpliendo con todas las normas sanitarias que han establecido las autoridades tanto del estado como de la federación, en tanto que los moteles bajaron sus puertas para evitar más contagios de coronavirus.

"Los moteles tienen una restricción y los hoteles que cerraron, no cerraron por ningún decreto, cerraron porque no tienen la ocupación y no era negocio con la ocupación que tenían, esa es la realidad. Los moteles cerraron por solidarios con la sociedad y los hoteles pueden estar abiertos cuando no sobrepasen el 15 por ciento de ocupación", explicó.

Consideró que una vez que se levante el confinamiento comenzarán a llegar a Puebla muchas personas para surtir productos esenciales, las cuales necesitarán de un lugar para dormir, de tal manera que sus agremiados retomen sus actividades de manera paulatina, por lo cual se está poniendo una especial atención al cuidado de los empleados.

"Cumplir con todas las normas que establece el estado y la federación, que son las normas de salud, que es cuidar a los empleados y a nuestros clientes y trabajar con negocios esenciales. Se está poniendo sobre todo atención especial en el cuidado de nuestros empleados con los uniformes, cubrebocas, guantes, se toma la temperatura a ciertas horas a  todos los empleados", detalló.

El representante del gremio recordó que la gran mayoría de los establecimientos siguen cerrados, pues tan sólo en la cuidad así están 250 hoteles de 311, los cuales tienen un 3 por ciento de ocupación, además de que por la situación es muy difícil mantener un hotel pequeño que tiene unos gastos promedio de 50 o 60 mil pesos y los grandes hasta 2 millones de pesos de gastos mensuales, aproximadamente.

"Hay que ser realistas, nosotros no somos millonarios, los hoteles en Puebla en su mayoría, 80 por ciento, son hoteles familiares y micro hoteles de menos de 20 o 25 habitaciones y que nos cuesta mucho tenerlo cerrado porque está la gente que necesita abrir sus negocios para poder subsanar su gastos y pagar a sus empleados", explicó.

Finalmente Domínguez Gabián precisó que está consciente que en caso de no retomar actividades no podrán con la carga de pagarle a empleados y pagar los gastos de operación, ya que se tienen deudas mayúsculas pues ya van para seis semanas en paro; reconoció que están preocupados por la salud, pero si no reabren no podrán seguir y quedará mucha gente sin trabajo.