El gobierno de la ciudad de Puebla aplicó un procedimiento de detección física de probables casos en las instalaciones de la Central de Abasto.

Personal de la Secretaría de Protección Civil y Gestión Integral de Riesgos realizó un recorrido bodega por bodega solicitando presencia de todos los propietarios y trabajadores que se encontraron al momento, a fin de poder realizar toma de temperatura a través de termometros a distancia.

 El operativo de detección de Covid-19 fue aplicado a las naves A, B, F y G, haciendo un recorrido de bodegas, andenes y pasillos tomando temperatura a un total de mil 588 personas, de las cuales ninguna presentó temperatura elevada, ni síntomas aparentes o sugerentes de coronavirus.

En el lugar estuvo también presente personal de la Consejería Jurídica del Ayuntamiento, Secretaría de Seguridad Ciudadana, Secretaría de Gobernación y representantes de las diferentes naves de la Central de Abastos.