El subsecretario de Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, confirmó el aplazamiento de las medidas de sanidad en la zona Puebla-Tlaxcala, debido a que aún no terminan todas las fases de la epidemia de Covid-19.

El gobierno federal establecerá a partir del primero de junio un semáforo que medirá semanalmente la intensidad de la dispersión del virus en cada uno de los estados del país, a fin de identificar el riesgo de contagio y la fecha en la que se podrían retomar las actividades.

En cualquier escenario, advirtió López-Gatell, el término del confinamiento debe realizarse con extrema precaución y con la conciencia del riesgo de un rebrote, por lo que a diario se monitorearán las actividades productivas.

 

Puebla no va ni a la mitad de la fase de contagios

En su conferencia de prensa de este martes, el subsecretario explicó que algunas regiones del país, entre las que se encuentra la zona Puebla-Tlaxcala, no han transitado ni la mitad de la fase de contagios, por lo que no es posible levantar el confinamiento domiciliario.

Tras encabezar una reunión del Consejo de Salubridad General, en la que participaron la mayoría de los gobernadores del país, el funcionario refirió que tampoco es posible estimar una fecha para el regreso a clases.

“Solamente en aquellas regiones del país en donde hay baja transmisibilidad, podemos abrir el espacio escolar, donde no es posible, no hay una fecha a priori, ni definida, ni para abrir ni para no abrir, sino que esto va a ser sujeto a un monitoreo que presentaremos públicamente cada semana pero que lo haremos todos los días”, explicó.

En ese sentido, refirió que se concluirá el confinamiento domiciliario solo en los municipios del país en donde no hay contagios y que son vecinos de localidades en la misma circunstancia, pero con medidas “estrictas de sanidad”, pues insistió en que si se regresa “de golpe” puede aumentar el riesgo de un brote de Covid-19.

Por otra parte, el Comité de Salubridad acordó sumar a las empresas de la construcción, minería y fabricación de equipo de transporte, a las actividades consideradas como esenciales, por lo que pueden retomar sus actividades.