El gremio restaurantero en Puebla amagó con tramitar amparos contra el decreto del gobernador Miguel Barbosa Huerta para que solo vendan comida para llevar, ya que consideran que el cerrar los establecimientos afecta a más de 6 mil trabajadores durante la contingencia sanitaria.

Arturo Delgado Ramírez, presidente de la Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicios A.C. (Aprepsac), agregó que el ordenamiento provocaría de entrada la pérdida de 2 mil empleos directos.

En entrevista comentó que desde el sábado los comerciantes están en pláticas para analizar los alcances legales del decreto y para tratar de defenderse, porque hay negocios donde no funciona la venta para llevar porque sus instalaciones no lo permiten.

"Desde el día de ayer nosotros ya consultamos con nuestro abogado la función de la posibilidad de un amparo (...) para pedir una suspensión para que sí no se puede pedir de manera directa el amparo que se consiga la suspensión temporal de esta medida", comentó.

Añadió que el decreto que emitió el gobierno del estado de prohibir la venta de alimentos preparados para consumir al momento en restaurantes, fondas, loncherías, pizzerías, entre otras, durante el tiempo que dure la contingencia sanitaria, ocasionará la pérdida de empleos.

"Va a ser muy complicado vender para llevar y va a ser complicadísimo mantener la plantilla de meseros, está originando un efecto que sería el despido (...) arriba de mil 500 a 2 mil empleos que se verían afectados ya que también hay que contemplar la gente que está en cocina y que si todavía las ventas bajan más estaríamos con recortes", expuso.

Finalmente señaló que los empresarios del sector solicitan una audiencia con el gobernador Miguel Barbosa Huerta para exponer su punto de vista, aunque saben que será un poco difícil dada la postura del mandatario.

 

Canirac exige medidas equitativas al ambulantaje

Por su parte Olga Méndez Juárez, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), no descartó la idea de ampararse de igual manera.

"De alguna forma entiendo las reacciones del gobernador, pero creo que hay que ir más allá de ir poniendo decretos y de estar lastimando al sector formal, porque estas medidas solo recaen en el comercio establecido", explicó.

Asimismo dijo que ahora cerrar las puertas para el servicio de mesa y trabajar a domicilio, solamente pega al comercio formal.

"El sector que de alguna forma está obedeciendo y acatando todos los decretos, que salen de forma unilateral, lo estamos haciendo ¿Qué pasa con el comercio informal, con las juntas auxiliares y las unidades habitacionales? Nada, ya que se echan la pelotita entre Protección Civil, entre Gobernación y Vía Pública. Ahí es donde más debe estar reglamento ya que es donde menos medidas de higiene hay realmente", reprochó.

"Nuestras ventas de por sí ya viene muy mermadas, esto implica que cerca de 4 mil personas vuelvan a estar en su casa, que estos eran los que están atendiendo las mesas y con esto esperamos otra sorpresa más", manifestó.

Recordó que de los más de mil negocios que agremia la cámara, ya solo quedaban abiertos 290 establecimientos.

De estos 180 tenían servicio de mesa y aunque era muy poca la afluencia de comensales, se trataba de mantener todos los protocolos de sanidad, por lo que con este decreto se cierra la puerta de que sus agremiados puedan sostener su plantilla laboral.

Foto: Agencia Enfoque