Dentro del ámbito correspondiente a la salud, los médicos veterinarios también cumplen una función primordial en la prevención y control de enfermedades infecciosas, entre las cuales se incluyen las que podrían transmitirse de animales a seres humanos, así como en la producción alimentaria, el desarrollo de productos y subproductos que pueden impactan en la salud pública.

Los dirigentes de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya han advertido sobre una crisis alimentaria en el comercio internacional y las cadenas de suministro que podría ser provocada por la pandemia del coronavirus.

Por lo anterior, la salud que poseen los animales destinados a la ganadería resulta un eje central dentro de la cadena alimentaria mundial; esto se debe a que sin el apoyo de los veterinarios, los ganaderos no podrían acceder a las vacunas de rutina para sus reses, pollos o cerdos y los estándares de seguridad alimentaria no podrían realizarse.

Arturo Sepúlveda Ortega, director Asociado de Mercadotecnia de la Unidad de Ganadería de MSD Salud Animal en México, dijo al respecto que durante la contingencia los especialistas en la salud animal continúan con sus labores normales en el sector ganadero con el objetivo de poder garantizar productos de excelente calidad.

De ellos depende que el suministro de leche, carne, huevos, entre otros productos, sean de alta calidad y puedan lograr su distribución en mercados y supermercados. En el país hay cerca de cinco mil veterinarios autorizados por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sagarpa), que prestan sus servicios en unidades de producción a fin de garantizar el cumplimiento de la normatividad en materia zoosanitaria.

Además, la atención de la salud de las mascotas también es vital, sobre todo en esta emergencia sanitaria.

Foto: Twitter / @itzayanadmgz