La escasez de cerveza en establecimientos de Puebla como parte del desabasto en torno al Covid-19 comenzó a resentirse desde el fin de semana y la espera para surtirse es hasta de 15 días.

Así se pudo constatar en los últimos cuatro días en tiendas mayoristas, supermercados y tiendas de la cadena Oxxo de diferentes puntos de la zona metropolitana.

En estas últimas se observaron refrigeradores vacíos en la colonia San Manuel, la Unidad Habitacional La Margarita, la Central de Abasto, Misiones de San Francisco y el municipio de Cuautlancingo.

De acuerdo con los encargados de las tiendas el resurtimiento se está realizando de manera aleatoria, hay lista de espera de hasta 15 días en los pedidos y sólo con algunas marcas.

El desabasto de cerveza , agregaron, ha generado molestia y reclamos de la clientela que lamentan que esta situación se presente en cadenas grandes.

En contraste con las tiendas Oxxo que no tienen producto y están en lista de espera, hay otras en la zona del Centro Histórico que hasta el fin de semana lucieron con producto.

El abasto en supermercados  es escaso, como se pudo constatar en tiendas Walmart y Aurrerá de la zona de San Manuel, el bulevar Hermanos Serdán, la junta auxiliar Ignacio Romero Vargas Cuautlancingo.

En estos casos hay pocas marcas, algunos de los refrigeradores se encuentran parcialmente vacíos y las zonas de venta de cerveza se han sustituido con vinos de mesa.

En San Pedro Cholula en cambio se observó que ya han cerrado depósitos de cerveza que todavía hace 15 días comercializaban la bebida al mayoreo.

El acceso a otros productos también se ha visto modificado en algunos supermercados, tanto para evitar afluencia, como para reducir los riesgos sanitarios.

Uno de estos ejemplos  se observó en el Walmart de Las Ánimas, donde se bloqueó la venta de dulces, galletas y palomitas que se encuentra en la zona de las cajas, para evitar grupos de compradores.

Los supermercados Soriana, de Bosques de San Sebastián, y Chedraui, de Cruz del Sur, lo que han hecho en cambio es limitar la venta de salchichonería, quesos y carne.

En el primer caso se pudo constatar que desde el fin de semana antepasado ya no empacan ninguno de los tres tipos de productos con cantidades y piezas a petición de la clientela y sólo cuentan con algunos productos empaquetados previamente.

El Chedraui en cambio llega a registrar largas filas en la zona de salchihonería pues se ha reducido hasta a uno el número de trabajadores que cortan y empacan las carnes frías.