La tarde de este martes personal médico del IMSS que labora en el hospital de especialidades San José responsabilizó al director, José Álvaro Parra Salazar, por la muerte de una empleada del área de lavado del IMSS Metepec, tras negarse a recibir a la trabajadora diagnosticada con Covid-19.

Previo a esto, personal del Instituto Mexicano del Seguro Social emitió un comunicado en el que lamentó la muerte de dicha empleada, pero los familiares tomaron a mal este acto debido a que en el documento revelaron el nombre de la empleada, lo que ocasionó discriminación hacia ellos y sus compañeros por ser posibles portadores del virus. 

Los familiares también explicaron que el proceso que llevaron a cabo para atender a la empleada fue negligente, pues tanto médicos de Atlixco como de Puebla erraron en los protocolos de seguimiento a los pacientes diagnosticados con Covid-19, además de que el Instituto se negó a darle permiso para faltar pese a que ya presentaba síntomas de la enfermedad. 

Esto ocasionó que la salud de la mujer se viera mermada y cuando finalmente se trasladó a Puebla para su atención fue rechazada en San José, luego asistió al hospital de la Margarita en el que le brindaron atención, pero la paciente ya presentaba un cuadro grave de la enfermedad, por lo que falleció. 

Con todo esto, la molestia hoy se hizo presente en el hospital San José donde al menos 100 trabajadores de la salud exigieron a gritos los insumos necesarios para laborar, pues señalaron que no se trata de un capricho sino de una necesidad para poder brindar la atención. 

Entre los reclamos, trascendió que tanto el director del nosocomio como las jefas de piso, Noemí y Alba, se habían comprometido a surtir de insumos de protección a los médicos y enfermeros, pero esto no había sucedido aun estando en la fase 2 de la pandemia.

Durante la protesta llegó una reportera junto con su camarógrafo, lo que causó la molestia de los directivos del hospital, quienes solicitaron la presencia de personal de seguridad para retirarlos, esto generó que los empleados y los guardias se fueran a los golpes. 

Una enfermera que se encontraba grabando el suceso comentó que los intentaron sacar solo por querer hacer su nota, así como, evidenciar las condiciones y deficiencias de este hospital para enfrentar la pandemia por Covid-19. 

El personal médico responsabilizó a las autoridades del nosocomio por posibles despidos injustificados, pues en la protesta lo único que pidieron fue el material y las condiciones necesarias para dar tratamiento a los pacientes.