Después de que el IMSS en Puebla, emitiera una carta respecto al deceso de una trabajadora de la planta de lavado en Metepec, familiares de la mujer desmintieron dicho comunicado, aseguraron que la empleada solicitó permiso para ausentarse del trabajo porque ya se sentía mal, pero se lo negaron.

A través de una entrevista vía telefónica explicaron que días antes de su muerte confirmaron, mediante una radiografía, que se trataba de Covid-19,pero no fue trasladada a tiempo al hospital correspondiente: 

“Primero de Metepec la quisieron enviar a San José, ahí no fue recibida y la enviaron a la Margarita donde finalmente falleció, pero la atención no fue la adecuada”, apuntó quien solicitó el anonimato debido a que ahora están en cuarentena cuatro personas que estuvieron en contacto con ella y temen que exista discriminación hacia ellos.

Relató que cuando su familiar comenzó a sentirse mal, fue revisada por un médico particular en Atlixco, quien le indicó hacerse exámenes de sangre y al final le diagnosticó algo en el hígado, solicitó los permisos y no se los dieron, cuando empeoraron los síntomas fue al hospital general de zona número 5 IMSS Metepec, donde la tuvieron dos días.

Reconoció que su familiar era diabética y que eso sumado a la atención a destiempo y la burocracia del IMSS aceleraron el tiempo en que el coronavirus terminó con su vida, sus familiares pidieron que no se maneje más su nombre porque esa fue una violación a sus derechos humanos, pues de todos los demás se han reservado los nombres menos de ella.

Ella laboraba en el área de lavado, donde se recibe la ropa de cama, batas, todo lo que se usa en los hospitales de Puebla y Tlaxcala que pertenecen al instituto, en específico,  estaba en la zona de doblado, área previa a que la ropa ingrese a una cámara de gas para desinfectarse y aunque hay versiones de que en esa etapa la tela ya pasó por un proceso de lavado a elevadas temperaturas, su familia no acepta otra posibilidad de contagio si no es a través de su trabajo.

Indicó que las cosas no son como se relatan en el documento la delegación, pues, desde el principio de la pandemia los trabajadores de esta área solicitaron los insumos necesarios para salvaguardar su vida y no los recibieron.

“A otros compañeros de ella también se les han negado los permisos pese a que el sindicato les prometió que llegarían los insumos, confiamos en que el fallecimiento sirva, al menos, para que sus compañeros tengan mejores condiciones de trabajo”.

Al ser cuestionados si emprenderán alguna acción legal contra el IMSS, señalaron que no, pese a que no se han acercado para decirles si habrá alguna indemnización porque el seguro por riesgos de  trabajo no aplica: 

“Solo nos han llamados unos doctores para preguntarnos cómo estamos, nada más, nadie más se ha puesto en contacto con nosotros, iniciar un proceso legal es perdida de dinero y tiempo que no tenemos, es el IMSS, es imposible ganarle”.