Víctor Sánchez Espinosa, arzobispo de Puebla, hizo un llamado durante la homilía del Domingo de Pascua a erradicar la injusticia, la violencia y dijo que siempre hay motivos de esperanza a pesar de la pandemia por la que está atravesando la sociedad.

Al encabezar la misa dominical del Domingo de Resurrección, transmitida en diferentes plataformas digitales,  el arzobispo hizo un llamado retomando las palabras de Papa Francisco de que pese a los momentos  complicados por la pandemia del Covid-19, hay que vivir tiempos de esperanza. 

"A propósito de la situación que está viviendo el mundo, nos decía el Papa, nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa, nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca todos frágiles miedosos, desorientados, pero por eso debemos remar juntos", expuso.

Dijo que adversidades como la violencia, la injusticia y el sufrimiento pueden superarse, es por ello que hizo un llamado a la unidad de la ciudadanía para enfrentar las diferentes complicaciones económicas y sociales, sobre todo en estos tiempos.

"La Resurrección también es libertad.  Jesús entregó su vida voluntariamente por nosotros; también es gozo, lo contrario de la alegría es la tristeza. Para que se dé la alegría es indispensable que haya algo para celebrar. Los sufrimientos no tienen la última palabra, la injusticia no puede derrotarnos amargamente, la violencia la podemos erradicar desde el gusto por la convivencia fraterna que nos ofrece el resucitado", precisó.

Finalmente, Sánchez Espinosa pidió a los seres humanos no tratar de jugar a ser dios y seguir las indicaciones de las autoridades ante la contingencia, así como tratar de trabajar por la defensa de la vida. 

"Nos encontramos asustados y perdidos, no podemos seguir cada uno por nuestra propia  cuenta (...) pero en este tiempo de prueba el señor nos pide que escuchemos y que sepamos escuchar y que estemos atentos. La vida es tan corta que tenemos que vivir esa vida como Dios quiere que la vivamos, con dignidad", abundó.