Las industrias del acero, cemento y vidrio, podrán continuar operaciones con el mínimo de trabajadores, pero sólo para abastecer los proyectos de Dos Bocas, Tren Maya, Aeropuerto Felipe Ángeles y el Corredor Transísmico.

La Secretaría de Salud federal publicó anoche en el Diario Oficial de la Federación (DOF) una adecuación al acuerdo de actividades sustanciales para incluir a esas tres ramas industriales y librarlas del paro total, informó el diario Reforma.

También pueden operar aquellas que tienen contratos considerados como indispensables para Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, señala el decreto.

Cemex –una de las cementeras más grandes del mundo– había informado de la paralización hasta el 30 de abril de sus más de 30 plantas productores en el país, pero ayer por la noche anunció su reanudación de actividades y sostuvo que lo hará con los protocolos de salud que mantienen un ambiente seguro.

Vitro informó a finales de marzo, que había reducido operaciones, principalmente de empresas del sector automotriz.

Ayer, la Secretaría de Salud puntualizó que las empresas deberán informar a la Secretaría de Economía el número de trabajadores que resulte indispensable regresar a operaciones en un plazo no mayor a 24 horas tras la publicación del decreto.

Lo mismo aplica para empresas consideradas necesarias para el mantenimiento, conservación y reparación de infraestructura crítica para servicios indispensable como energía eléctrica, en este caso, el suministro de carbón para las centrales de la CFE. “Las minas de carbón mantendrán una actividad mínima que satisfaga la demanda de la Comisión Federal de Electricidad”-