Como efecto de la pandemia de coronavirus, casi todas las plantas de fabricación de vehículos en Norteamérica están en paro técnico, incluyendo las de México.

 Evitar la propagación del virus entre trabajadores es el principal motivo pero también se debe a la falta de componentes y a que se anticipa una fuerte caída en la venta de vehículos los próximos meses.

La globalizada industria-automotriz depende de componentes fabricados en China y su mayor volumen de venta de vehículos lo tiene en Estados Unidos y Europa, las regiones más afectadas por el Covid-19, explica una nota del diario El Universal.

La primera afectación fue en febrero, cuando la propagación del virus en Wuhan, China, llevó al cierre de fábricas en ese centro de componentes automotrices.

Pero a medida que el virus se fue esparciendo por el mundo, especialmente en Estados Unidos, las automotrices se vieron obligadas a suspender la producción, por lo menos hasta mediados de abril.

Alik García, analista de Intercam, estima que la producción automotriz en México se desplomará 13% durante 2020.

Antes de la pandemia, las previsiones en cuanto a producción de vehículos en el país era de una caída de 5% y una reducción de 6% en exportación, pero el coronavirus empeoró los pronósticos.

 “Sin embargo, la principal razón por la que se verá una merma en los niveles de producción y exportación es la baja demanda para los siguientes meses”, explicó.

IHS Markit calcula que la venta de vehículos nuevos en Estados Unidos caerá 15% en 2020, lo que afectará la producción automotriz en México, pues 80% de lo que se fabrica en el país se envía al mercado estadounidense.

La firma también hizo una encuesta entre los proveedores de la industria en Asia, América y Europa, donde 39% reportó al menos una planta donde sus empleados fueron infectados por el Covid-19.

Pero además de los contagios, 40% de los proveedores encuestados reportaron la falta de materia prima o  subcomponentes  para fabricar piezas, y otro 37% mencionó daños a la cadena logística.