Municipios de Hidalgo, Yucatán y  Chihuahua colocaron retenes con troncos y piedras a la entrada de su territorio para impedir el ingreso de personas ajenas a la comunidad que puedan estar contagiadas de coronavirus.

En  Motul, Yucatán, las autoridades cerraron desde el jueves los caminos con piedras y escombros ante la excusa de que varios vehículos burlaron los puestos de control, pero este viernes se sumaron Sinanché, Yobaín, Dzidzantún, Dzilam González, Dzilam de Bravo y Buctzotz, en la región norte-oriente de la entidad.

Los pobladores, en ocasiones, inducidos por sus alcaldes, han colocado letreros de señalamientos, alambres, cuerdas y hasta camionetas para restringir el paso de las personas que no radican en esas localidades, señaló una nota del diario La Jornada.

Hasta el viernes, la Secretaría estatal de Salud había reportado 4 nuevos casos positivos de coronavirus para sumar 36 en ese estado.

En Chihuahua, el municipio de Urique, en la sierra Tarahumara, cerró la entrada al poblado para quienes pretendan ingresar al mismo y piden que nadie los visite, pues sólo permiten que entren los que viven en esa población.

En Ciudad Juárez y Parral se instalaron cercos sanitarios para tener la seguridad de que ingresan personas que no están contagiadas del Covid-19, informaron sus autoridades.

Finalmente, el perredista Gabino López Hernández, presidente municipal de Metztitlán, Hidalgo, ordenó que como medida preventiva para evitar el contagio de los pobladores por coronavirus, sólo se permitiera el acceso a los pobladores que comprobaran vivir en el municipio. Los fuereños, no, dijo.

En tanto, el alcalde de Matamoros, Tamaulipas, Mario López Hernández exigió activar filtros sanitarios en los puentes internacionales que conectan la ciudad con Brownsville y restringir el paso a ciudadanos provenientes de Texas donde hay un número alarmante de pacientes contagiados.

Es importante que se apliquen medidas similares a las que Estados Unidos aplicó a los visitantes (mexicanos); las familias de Matamoros dejaron de ir a realizar compras a la vecina ciudad; consideramos que las familias de Texas también deben dejar de venir a esta frontera.